Skip to content

Conspiración masónica.

15 de septiembre de 2012

En una entrada anterior me referí al comentario del cardenal Ballestrero, bajo cuya supervisión directa se realizó la datación de 1988, según el cuál había sido engañado por una banda de masones. No sabemos exactamente a qué ni quién se refería, pero seguramente tenía en mente las acusaciones de Bruno Bonnet-Eymard, un fraile fundamentalista, al que los sindonistas acogieron en alguna ocasión para acabar apartándose de él prudentemente. Al menos los más sensatos.

“Y la fecha de la datación es…”


Se me dirá que las preferencias religiosas y políticas de una persona no deben afectar a la consideración acerca de la verdad o falsedad de lo que afirma. Cierto. Pero en este caso no me resisto a comentar las creencias del personaje, que son dignas de consideración para entender ciertos ambientes y posiciones teóricas. Hay que advertir, sin embargo, que la disparatada y poco iluminada posición del hermano Bruno no debe extenderse sin más a todo el sindonismo. Revela una especie de quiste que no se ha sabido o podido extirpar y que, como veremos, presenta metástasis que se encuentra uno a veces donde no lo sospecharía. Si se me permite el símil médico. Pero también en el campo de los críticos existen personajes bastante turbios, como Paul-Éric Blanrue, que escribió algunos textos contra la autenticidad del lienzo, anduvo en malas compañías con grupos antisemitas negacionistas y ha acabado convirtiéndose a la versión pasdarándel Islam. Otro tipo remarcable.

Pero, como hablamos de conspiraciones, aquí nos interesa el hermano Bonnet-Eymard.

No hace falta irse muy lejos para investigar las actividades de fray Bruno. En la versión francesa de Wikipedia  , después de unas cuantas referencias a sus méritos intelectuales como comentarista del Corán, que le han llevado a la sorprendente revelación de que su autor no era el consabido Mahoma, sino un monje cristiano, se nos informa de que es uno de los seguidores de Georges de Nantes, cura integrista que fundó la Liga de la Contra-Reforma Católica. Esta organización tiene sus bases fundamentalmente en Francia, pero se ha extendido también al Canadá. En Francia ha recibido denuncias de sectarismo por parte de algunas organizaciones dedicadas a la vigilancia de sectas. Un informe parlamentario daba la razón a estos críticos, aunque un Tribunal francés consideró injustificada la clasificación. Por supuesto la Iglesia Católica ha condenado las teorías y prácticas de los contra-reformistas del siglo XXI.

Entrar en la página oficial de esta organización  , de la que Bonnet-Eymard es una de las cabezas visibles, es una fuente de sobresaltos. Para muestra, esta perla:

“¡La democracia es el mal, la democracia es la muerte!”, reza uno de los artículos. En él Ud. se enterará de que la democracia es revolucionaria, antinacional y anticatólica; que va en contra de toda autoridad y orden, puesto que reposa en la masa arbitraria que sólo espera el Jefe de un Partido (por supuesto anticristiano, porque si no,  no hay pega), que se presente como portavoz de la terrible Opinión Popular. Naturalmente, este estado de cosas va contra la Ley Natural y Divina, que prescriben un sistema jerárquico y autoritario dirigido por los representantes que Dios designe.

Pero, aún siendo grave lo anterior, los contra-reformistas han descubierto algo más terrible. Infiltrada por elementos satánicos, entre ellos los mismísimos papas, comprendido Juan Pablo II, la Iglesia se ha contaminado del credo impío y democrático. Si señor, también el Vaticano, que en lugar de predicar la Santa Teocracia, ha entrado en trapicheos laicistas.

Ni que decir tiene que los otros enemigos del Sacro Orden son los de siempre: izquierdistas, comunistas, socialistas, políticos demócratas, protestantes, musulmanes, judíos, feministas, etc. La solución queda sutilmente aludida por la pluma del hermano Bruno de Jesús-María, o sea, el mismísimo Bonnet-Eymard, en “Du sacre de David à celui du roi de France lieutenant du Christ-Roi”, ¡un nuevo ungido, el Rey de Francia! Y la Doncella de Orleans como paladion, bien sur.

El hermano Bonnet-Eymard tuvo un cierto protagonismo en el movimiento sindonista en torno a los años 80. Participó en algunos congresos y tras la datación de 1988 se dedicó a lanzar diversas acusaciones de conspiración contra los participantes en el evento, en especial, contra Michael Tite, del Museo Británico, pero también contra los directores de los laboratorios, contra Jacques Evin, especialista en radiocarbono que había conseguido un trozo de la capa de Louis d’Anjou como contraste, contra Jacques Vial que la había llevado a Milán, contra Edward T. Hall, director del laboratorio de Oxford, porque era amigo de Tite, etc., etc. Avezado como estaba en detectar conspiraciones para dominar el Vaticano y el mundo, al hermano Bruno no le costó mucho encontrar los culpables del entuerto milanés. En conversaciones privadas, que sólo él había oído, su habilidad dialéctica era tal que llevaba a los culpables a un estadio de confusión en el que faltaba el canto de un duro para que no acabaran postrándose en tierra y confesando su pecado. Y así era capaz de reconstruir (sin necesidad de mostrar prueba alguna) la trama conspirativa paso a paso, describiendo detalladamente las intenciones de los diabólicos científicos, como se contrariaban por imponderables y cómo caían en groseras chapuzas que sólo él detectaba hábilmente. Gran hombre, el hermano Bruno de Jesús-María.

El sindonismo oficioso reaccionó duramente contra el radicalismo de Bonnet-Eymard. Varios artículos en el boletín de la British Society of the Turin Shroud, probablemente escritos por Ian Wilson, marcaron las distancias de las “impensables” e “infundadas” acusaciones contra Tite y otros, con lo que el molesto acompañante acabó desapareciendo de la nómina. Realmente, las acusaciones de Bonnet-Eymard, pretendidas cuasi-confesiones incluidas, eran insostenibles y demostraban una mentalidad un tanto primaria, quiero decir acostumbrada a razonamientos de ejercicios espirituales y a retóricas de púlpito de lo más rancio. Por ejemplo, su argumento principal se basaba en diferencias notables que advertía entre las fotografías de las muestras que habían presentado algunos laboratorios y las del tejido del sudario turinés. Como hubo de responder el articulista de la British Society:

Su última prueba consiste en una macrofotografía de la muestra del lienzo de Arizona comparada con una macrofotografía del  tejido que se pretende del verdadero Sudario. Mientras que a primera vista las fotografías parecen diferentes, una inspección más cercana de la segunda revela  que simplemente ha sido tomada de manera torpe, con un ángulo inclinado. Cuando la foto de Arizona es comparada con una foto del tejido del sudario ordinaria, correctamente tomada, su identidad con la del Sudario es obvia. Desgraciadamente, el grupo de Bonnet-Eymard no hace ningún favor a la causa de la verdad sobre el Sudario. (British Society of the Turin Shroud, Newsletter 24).

Otras acusaciones del “grupo de Bonnet-Eymard” son todavía más inconsistentes. Basándose en un collage fotográfico que el hermano Bruno dijo que el responsable de Zurich (W. Woelfli) le había enseñado, aparecido también en la revista del Instituto Federal de Tecnología, que es como se llama en otros idiomas al Eidgenössische Technische Hochschule (TEH, para abreviar), los conspiracionistas mantienen que se observa claramente como una de las muestras que allí aparecen en el tercer corte no corresponde al tipo de tejido genuino del lienzo de Turín, la espiga de pez. Para darle más empaque a la acusación se convierte al boletín universitario en el “órgano oficial” del laboratorio de radiocarbono y lo que es un manifiesto collage sin referencias técnicas pasa a ser la “fotografía” de las muestras. Basándose en el examen a ojo de estas fotografías, de las que desconocemos todo dato técnico, tanto de la captura como del montaje, los conspiracionistas mantienen que la clásica forma de espiga de pez del tejido desaparece en los fragmentos finales del corte. Es decir, al llegar a Zurich, la muestra era correcta y seguía siéndolo en el primer corte. Ahí se ve la forma del tejido. Pero en el intervalo se produce la fraudulenta sustitución por un fragmento de tela diferente de la Edad Media. No se alcanza a ver, entonces, qué demonios -nunca mejor dicho- tenía que ver el Dr. Tite, blanco de las acusaciones del hermano Bruno y otros en un principio. No se entiende cómo las sustituciones las llevaron a cabo manos ocultas en los tres laboratorios a la vez. No se entiende cómo nadie en los laboratorios se dio cuenta del cambiazo con telas tan disímiles a simple vista. Y, sobre todo, no se entiende como se puede defender posiciones tan extravagantes basándose en fotos de segunda mano.

El collage.

Desde luego, este tipo de conspiracionismo no hace ningún favor a la causa sindonista. Pero lo peor no es que haya sido mantenido por personajes marginales, sino que reaparezca de vez en cuando, a menudo en forma de acusaciones veladas, sospechas e insinuaciones ambiguas, en pretendidos estudios científicos, como, por ejemplo, en medio de un debate acerca de si los datos matemáticos aparecidos en la revista Nature eran correctos o incluían algún error garrafal. Es un debate que se puede consultar en los artículos de Van Haelst y Brunati, con la subsiguiente réplica de Rinaldi, que he incluido en la bibliografía. No siendo especialista en cálculos estadísticos, me abstendré de opinar sobre este especializado asunto. No sé si en las tablas que aparecen en el artículo de Nature (Damon et allia, 1989) se ha deslizado un error monumental o si, como afirma Rinaldi, los que no han entendido el significado de los datos son Van Haelst y Brunati. Para este comentario lo que interesa es la acusación contra los laboratorios que lanzan estos dos últimos de haber falseado intencionalmente y de manera conspirativa los resultados de su trabajo. Es una idea que viene del hermano Bruno y del cura de Nantes, que puesta en sus bocas no parece que siente muy bien a los sindonistas, pero que, disfrazada con un aparato matemático, no tiene dificultad en entrar en páginas serias del sindonismo como The Shroud of Turin Website, del histórico Barry Schwortz. Para el profano en la materia cuesta creer que un error del calado que se pretende haya podido pasar desapercibido para la comunidad científica para ser descubierta por dos aficionados a la sindonología. (Remi Van Haelst es presentado unas veces como químico industrial y otras como estadístico. Ernesto Brunati  al parecer es ingeniero). Pero uno cae en el ridículo cuando mantiene al mismo tiempo que Mr. Tite cambió la muestra del lienzo de Turín por un tejido del siglo XIV y que los laboratorios falsificaron los datos del informe para evitar incongruencias matemáticas. Si la tela fue cambiada, no había datos que no fueran coherentes con la fecha y no había que cambiar nada. O hay que inventarse una novela sobre científicos diabólicos permutando muestras cual trileros, al estilo del hermano Bruno. Como dice Ian Wilson, este tipo de disparates no hace ningún bien al sindonismo.

PS: Para una reflexión más detallada sobre conspiraciones reenvío, una vez más, al trabajo de José Luis Calvo citado en la bibliografía.

Bibliografía

 “A French Accusation Against Dr. Tite” , British Society of the Turin Shroud, Newsletter 23,  (Mayo 1989). http://www.shroud.com/pdfs/n22part3.pdf .

Abbé Georges de Nantes y Brother Bruno of Jesus: “II. The conclusion of a new trial: His condemnation to death and His resurrection”, The Catholic Counter-Reformation, sin fecha. (Consultado: 12/09/2012). http://www.crc-internet.org/1401-ii-the-conclusion-of-a-new-trial.html

Breu, Michael: “Not fake after all?”, ETH Life International, Boletín del Eidgenössische Technische Hochschule Zürich .Última modificación: 13.04.2005, 19:30, consultado 09/09/2012,  http://www.ethlife.ethz.ch/e/articles/sciencelife/turin.html

Brother Bruno Bonnet-Eymard:The proof of the Resurrection”, The Catholic Counter-Reformation, sin fecha. (Consultado: 12/09/2012). http://www.crc-internet.org/1421-the-proof-of-the-resurrection.html

Brunati, Ernesto: “Altro que rammendi! La datazione della Sindone è tutta un falso”. Collegamento pro Sindone Internet, Maggio 2005.

Brunati, Ernesto: “La corrispondenza con “Radiocarbon” sulla datazione della Sindone”, Collegamento pro Sindone Internet, Feb. 2006 (Consultado 10/09/2012 ) http://www.sindone.info/BRUNATI2.PDF

Calvo, José Luis: “Inauguramos una nueva sección (y X)”, Escritos desde el páramo, Publicado: 17/11/2010 11:27. http://fenix.blogia.com/2010/111713-inauguramos-una-nueva-seccion-y-x-.php Consultado 13/09/2012.

Damon, P. E. et allia: “Radiocarbon Dating of the Shroud of Turin”, Nature, Vol. 337, No. 6208, pp. 611-615, 16th February, 1989, (Consultado on line, 12/09/2012) http://www.shroud.com/nature.htm

Rinaldi, Gian Marco: “La statistica della datazione della Sindone”, Sin fecha. (Consultado 12/09/2012) http://sindone.weebly.com/uploads/1/2/2/0/1220953/nature_statistica.pdf

Rinaldi, Gian Marco: “Ancora sulla Sindone”, Scienza & Paranormale N. 79, 16-07-2008 http://www.cicap.org/new/articolo.php?id=273489

“The Samples Used For Carbon Dating: Bonnet-Eymard’s Continued Wild Claims. Yet Some Continuing Mysteries…” British Society of the Turin Shroud , Newsletter 24, (January 1990), http://www.shroud.com/pdfs/n24part3.pdf

Van Haelst, Remi: “Radiocarbon Dating the Shroud of Turin: the Nature Report”, (Sin fecha. Consultado 10/09/2012) http://www.shroud.com/vanhels5.pdf

NOTA: Los artículos de Bonnet-Eymard no aparecen en la versión en castellano de Contre-Réforme Catholique. En francés la versión es más resumida que en inglés. En entradas siguientes haré un amplio resumen de esta última.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: