Skip to content

La Conjura Diabólica. Primera entrega.

21 de septiembre de 2012

Esta serie es un resumen comentado del articulo “II. The conclusion of a new trial: His condemnation to death and His resurrection”, firmado por el Abad Georges de Nantes y el hermano Bruno.

Después de una breve introducción, el hermano Bruno y el abad Georges (?) nos informan de que “el British Museum autorizó al Dr. Tite a actuar como supervisor de un proyecto para datar la Sábana Santa con el método del carbono-14” y añaden: “¿De quién fue la iniciativa y con qué finalidad? ¡Misterio!”. Aquí los autores hacen un lamento que es una sutil advertencia de que la conspiración ya empezaba en el momento mismo en que se decidió que un prestigioso laboratorio independiente funcionara como supervisor de la datación, en lugar de elegir a los miembros del extinto STURP que, obviamente, eran más de confianza… del hermano Bruno. Lo que no se entiende es que clase de misterio implica este hecho tan sencillo, que fue decidido por los colaboradores del cardenal Ballestrero. Quizás el hermano Bruno tiene fundadas sospechas de que Luigi Gonella, asesor científico vaticano, o Harry Gove, que tuvo un papel destacado en la formación del primer protocolo, también estaban implicados en la conspiración masónica. Veremos como continúa la cosa.

El misterio en la finalidad de la prueba, que aparentemente era muy clara, consiste en que según los autores “la Sábana Santa ya estaba datada por la impronta de Cristo que la marcaba, con una impactante certidumbre corroborada por la paleografía”. Es decir, ¿para qué hacer ninguna datación si la misma impronta de Cristo es la prueba y la paleografía lo corrobora? La imagen de Cristo es una datación en sí misma y no es la datación la que debe demostrar que la imagen sea la de Cristo real. Lógica aplastante. En cuánto a qué datos de la paleografía son los que corroboran la autenticidad del lienzo, el hermano Bruno no nos saca de dudas. Debe suponer que es algo tan obvio que no hace falta mencionarlo.

La explicación de por qué no se recurrió a los del STURP para dirigir el evento parece bastante simple: porque se buscaba un árbitro imparcial y los del STURP estaban implicados hasta el cuello en la vía sindonista. Además, la opinión que de ellos tenían algunos científicos independientes, como Harry Gove, no era especialmente buena. Pero el hermano Bruno nos saca del error. Los del STURP y el “equipo italiano” fueron apartados…

Porque nosotros (sic) no aceptamos la impostura en la ciencia ni en la doctrina, por mucho que se trate de imponer con altas pretensiones. Ya en la campaña en apoyo de la impostura de McCrone, tomamos a nuestro pesar el puesto de juez y jurado que estaba vacante, oponiéndonos a distintas Maffias.

Se diría que en general hay que evitar que uno sea juez y parte, pero puesto que estaba vacante el puesto…

El STURP había participado en los preliminares de la datación, pero “Harry Gove juró mantenerlos fuera. ¿En nombre de qué o de quién hizo esto? El diablo ya había entrado en juego”.

Nos recuerdan los autores el primer protocolo que se decidió en los días 29 de Septiembre a 1 de Octubre de 1986 y subrayan, con negrita, que no fue respetado “nadie sabe por qué”. En esto de quién tomó ocultamente las decisiones los autores insisten varias veces. Dado que los que tenían la última palabra eran el cardenal Ballestrero y sus asesores, ya sabemos a dónde tenemos que mirar: ¡la Maffia oculta del Vaticano vendida al laicismo y la democracia! (Ver entrada anterior). Los resultados no pudieron ser más catastróficos.

Después, ya no hubo protocolo ninguno. Tite era libre de tomar la iniciativa que quisiera sin ser controlado por nadie. Y él es un adversario ideológico de nuestra fe Católica, de sus devociones, y de sus reliquias. Sigamos cuidadosamente sus acciones.

No es cierto que no hubiera protocolo. Hubo un protocolo más sencillo que se rompió en alguna ocasión. No es cierto que estas rupturas las decidiera Mr. Tite como le diera la gana. Tite, como otros, hizo propuestas que fueron o no aceptadas por los concurrentes y, en especial, por el cardenal Ballestrero que tenía la última palabra. La decisión de restringir los laboratorios a tres no la tomó Tite, por ejemplo, sino el propio Vaticano, para no encarecer excesivamente la prueba. La de cortar un trozo de tejido un poco más grande, la propuso Testore, como se verá a continuación.

Ugolino Lorenzetti (activo 1320-60). Lamentatio.

¿Qué base tiene el hermano Bruno para suponer que el Dr. Tite era “enemigo” de nada y menos todavía de las devociones católicas? En todo caso, este es el comienzo de una larga serie de acusaciones tremebundas que los autores del trabajo no se toma la molestia de demostrar. Pero lo menos que se puede pedir es que el autor respete lo que está escrito, tanto más cuanto que parece conocerlo. Porque en el artículo publicado en Nature, firmado entre otros por Tite y los representantes de los laboratorios, podemos leer:

Los procedimientos para tomar las muestras y tratar los resultados fueron comentados por los representantes de los tres laboratorios escogidos en una runión con el British Museum en Enero de 1988 y sus recomendaciones fueron aprobadas subsiguientemente por el Arzobispo de Turin.

Asombra que el hermano Bruno afirme:

Enero 1988: Tite mantiene en Londres una reunión con representantes de los tres laboratorios. Nada se ha traslucido de lo que trataron.

Y la cosa sigue del mismo tenor. Los autores presentan lo que parece ser una desenfrenada y oculta carrera de Mr. Tite para conseguir un fragmento de tela similar en edad y apariencia al del lienzo de Turín. Contacta a Jacques Evin (experto en radiocarbono), que pregunta al Museo de Cluny, y con Ian Wilson, de la Sociedad Sindonológica británica. Sin resultados. Finalmente, Jacques Evin obtiene un trozo de la capa de Luis de Anjou “sin avisar al párroco”. “¿Qué es lo que había detrás de todo esto?”, se pregunta el hermano Bruno. Y se responde a sí mismo: “No hay duda de que esta búsqueda secreta de una muestra imprevista es para preparar una sustitución de la de la Sábana Santa por esta”.

Al hermano Bruno no se le ocurre la posibilidad más simple de que Tite estaba intentando dificultar a los laboratorios la identificación del tejido correspondiente al lienzo de Turín. Se entiende que el hermano Bruno no quiera ni pensar una cosa tan simple, que no encaja con sus teorías de conspiraciones, pero lo que no se entiende es que llame “búsqueda secreta” a una actividad de Mr. Tite que involucra varias entidades museísticas e, incluso, a una de las organizaciones sindonistas más conocidas.

De nuevo el secreto es aducido como prueba de no se sabe qué. El ministerio de Cultura italiano, que no había sido advertido, envía dos representantes para amonestar al Cardenal y prohibirle nuevos cortes sin su autorización y el encargado de la operación, Riggi, se “desespera” y divide en dos partes una de las muestras. Este detalle, puesto en negrita por el hermano Bruno, es “guardado en secreto” por Riggi y el artículo de Nature, que se atribuye sin más a Tite. Las razones:

Por eso ellos pasaron en silencio la existencia de una muestra en dos piezas, una indicación del crimen de la que no pudieron lavarse las manos cuando diez y siete meses más tarde acabamos por descubrilo, como recordamos a los que pretendían haberlo olvidado.

Y he aquí, como se desarrolló el crimen:

Entonces Tite intervino, pero de nuevo en secreto [¡otra vez el secreto!], en presencia del Cardenal Ballestrero y Gonella. En los tres tubos para el espécimen nº 1 el colocó los cuatro fragmentos del Sudario, destinados a los tres laboratorios (…) En tres tubos para el espécimen nº 2, colocó un tejido medieval datado en los siglos XI y XII. En los tres tubos para el espécimen nº 3, bajo la etiqueta falsa “lino asociado a momia de Cleopatra”, colocó una muestra de tejido tomada de las reservas del Victoria and Albert Museum, un “doble” del Santo Sudario perfectamente limpio e igual en una tira de 7 x 1 cm., pertenecientes a un tejido de los siglos XIV y XV.

Además cada laboratorio recibió una porción de la “cuarta muestra”, traída por Vial que puso apresuradamente en las manos de Tite, aunque este no quería, puesto que no había sido recibida a tiempo y en secreto. Fueron puestas en pequeños sobres marrones, puesto que no tenían tubos para una “cuarta muestra”. (Negritas de los autores).

Esta es la primera fase del culebrón. El crimen está hecho. Con una habilidad digna de trilero, el terrible Tite recoge la muestra con una mano y cambia tubos, sobres y retales delante de las narices de todo el mundo.

Jeronimus Bosch, El Bosco (atr.). Prestidigitador.

Claro que hay ciertas cosas que fray Bruno debería explicar, aparte de la pasmosa habilidad de las manos de Mr. Tite. Por ejemplo, ¿de qué tela del Victoria and Albert Museum, salió la muestra idéntica a la del lienzo de Turín? Según Donald King, un experto que ha trabajado con los fondos de este museo, sólo existe allí una tela que tenga las mismas características. ¿Han verificado la existencia de un corte reciente en esa muestra? ¿Quién autorizó la extracción? ¿Cómo y cuándo se hizo? Pequeños detalles sin importancia que el hermano Bruno no se molesta en explicar. Su penetrante mirada está ocupada en otros menesteres y no puede desviarse por estas minucias.

Pero la cosa de las sustituciones no para aquí. Porque el hermano Bruno sabe también lo que pasó cuando las muestras llegaron a los laboratorios. El 23 de Abril de 1988 “a su regreso a Tucson y advertidos por Tite de que su muestra estaba dividida en dos piezas, lo que hacía la planeada sustitución fácilmente detectable, y por eso peligrosa, Douglas Donhaue y Paul Damon, decidieron colocar el pequeño fragmento de 14 mg en reserva y hacer los análisis con el restante de 40 mg. Muy tranquilamente se juntan como cómplices en el laboratorio, el Domingo 24 de Abril: abren los tubos 1 y 3 y proceden a la sustitución convenida; extraen el Santo Sudario, en dos piezas, del tubo 1; toman una foto como recuerdo (…); ponen la pieza mayor en el tubo nº 3, y esconden la pequeña pieza de 14 mg en un lugar secreto [¡más secretos!]. El tejido llamado “de la momia de Cleopatra”, que es en realidad una pieza de un tejido medieval de los siglos XIV a XV, tomada de la colección del Victoria and Albert Museum, fue trasladado del tubo 3 al tubo 1 donde ocupó el lugar del Santo Sudario. No se preocuparon ni de su peso ni del tamaño…

Único tejido conocido de las mismas características del lienzo de Turín.
Victoria and Albert  Museum. 1300.

Volvieron a colocar los sellos. Desde este momento, si todo hubiera ido sin problemas, el fraude habría sido indetectable. Pero la ciencia es maravillosa, tan exacta, que los números verdaderos hablan. ¿Qué estoy diciendo? ¡Gritan la verdad!”.

Con esto se concluye la primera parte de este formidable culebrón. El mal está hecho. “Una de las mayores maquinaciones inventadas por los enemigos de Cristo durante los dos primeros milenios de la era Cristiana”. Todos los agentes diabólicos han hecho la suya. Pero no sabemos nada de Oxford y Zurich. ¿Qué está pasando en Oxford y Zurich mientras tanto?

(Fin de la primera entrega de la “La Conjura Diabólica”. Continuará).

ADDENDA:  Una primera versión de la conjura, algo más simple, fue mantenida un tiempo por el hermano Bonnet-Eymard, pero retirada de las páginas del boletín de su organización. Como las cosas ya están bastante liadas para complicarlas más me he limitado a la versión definitiva.

Bibliografía de la 1ª Entrega:

 

Abbé Georges de Nantes y Brother Bruno of Jesus: “II. The conclusion of a new trial:
His condemnation to death and His resurrection”, The Catholic Counter-Reformation, sin fecha. (Consultado: 12/09/2012). http://www.crc-internet.org/1401-ii-the-conclusion-of-a-new-trial.html

Brunati, Ernesto: “Altro che rammendi! La datazione della Sindone è tutta un falso”, Collegamento pro Sindone Internet – Maggio 2005,  http://www.sindone.info/BRUNATI1.PDF

Damon, P. E. et allia: “Radiocarbon Dating of the Shroud of Turin”, Nature, Vol. 337, No. 6208, pp. 611-615, 16th February, 198, http://www.shroud.com/nature.htm

King, Donald: “Un lino parallelo alla Sindone di Torino”. Approfondimento Sindone, year VI, 2002

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: