Skip to content

Los orígenes de la teoría del remiendo invisible.

10 de diciembre de 2012

ÍNDICE:

1. El parche en su primera fase.

2. Entra en acción Raymond Rogers.

 1. El parche en su primera fase.

La teoría del remiendo fue lanzada por dos sindonistas, Sue Benford y Joe Marino, en el congreso de Orvieto (2000) para explicar cómo era posible que la datación de carbono-14 hubiera datado la tela del Santo Sudario en la Edad Media. De acuerdo con el método sindonista clásico, recogieron una serie de frases de sindonistas que veían cosas raras e incluso de no sindonistas que, aunque no veían nada anómalo, podían ser vagamente interpretados de esta manera si uno partía del supuesto a priori de un “parche” que había pasado desapercibido. Así, el simple comentario de que Hall, el director del laboratorio de Oxford, había encontrado fibras de algodón “fuera de sitio”, se convertía en una evidencia de que “algo raro había”. Armados con fotografías de la muestra de 1988 -no demasiado precisas según lo que se ve en sus artículos-, encontraron algunos expertos e industriales del remiendo que “fácilmente” detectaban zurzidos en la tela. Louise Harner, de la  Albany International Research Company, veía una clara diferencia de coloración en las fibras de la muestra mientras que David Pearson, propietario de French Tailors en Columbus, Ohio, reconoció inmediatamente un remiendo. (Marino & Benford 2000:4) Nótese, pues, que en esta primera fase de investigación el remiendo de invisible no tenía nada. Era un parche detectable a simple vista en fotos bastante deficientes. Más sutil fue dos años después Thomas P. Campbell, experto textil del Metropolitan Museum, quien  respondió con un e-mail, que nuestros autores sólo han hecho público parcialmente, que “los tejedores del Renacimiento eran magos” (2002:11). Naturalmente, frase tan sibilina se puede entender de muchas maneras. Pero Benford y Marino se la tomaron como una prueba irrefutable de que en la zona de la que se extrajo la muestra de la datación de carbono 14 había un remiendo, que había pasado desapercibido a los expertos textiles que examinaron microscópicamente durante horas el lugar escogido para el recorte. La deriva de una a otra teoría, del remiendo visible con toda claridad al oculto, venía obligada por algunas objeciones que se habían manifestado en el sentido de que era incomprensible que Vial y Testore, los expertos que seleccionaron la muestra de la datación de 1988, no hubieran detectado un simple parche. Pero, y esto es una característica del método de estos dos sindonistas, no se molestaron en corregir sus primeras afirmaciones, con lo que dos teorías diferentes convivían una junto a otra. Con este método de yuxtaposición el parche comenzaba a ser algo inestable: unas veces escapaba a la observación directa y minuciosa de dos expertos, mientras que otras era fácilmente detectable por un empresario textil a través de fotografías no muy claras. Por otra parte, Mr. Campbell ofrecía un apoyo teórico más bien difuso: la “magia” de los tejedores renacentistas. Pese a ello, Benford y Marino lanzaron una hipótesis concreta: la extracción del pedazo de tela, hábil o inhábilmente remendado, se había realizado en torno a 1508 para satisfacer el testamento de Margarita de Austria, en el que pedía ser enterrada con un pedazo de la tela del Santo Sudario. Todo cuadra.

En cuanto a la ubicación del parche, Benford y Marino la calcularon a ojo, estimando la proporción de tela del siglo I y del siglo XVI que debería darse para que el conjunto fuera datado en torno al siglo XIV. El resultado fue este:

(El original, en el artículo de 2000, Lamento la mala calidad de la imagen. Es la calidad de origen).

Conviene recalcar dos cosas que deberían ser tenidas en cuenta. Es esta la primera vez que se precisa exactamente la situación hipotética del remiendo y no habrá otra hasta que reciba un tratamiento matemático por parte de Fanti et allia en 2010. La ventaja de esta hipótesis visual es también su debilidad, pues, como veremos, se puede observar claramente que la posición del remiendo sobrepasa la muestra y se extiende fuera de ella por el resto del tejido. Esto debe recordarse porque entrará en contradicción con las sucesivas modificaciones que la teoría del remiendo irá recibiendo conforme deba acomodarse a las críticas, hasta desembocar en un remiendo absolutamente invisible. Pero esto ocurrirá en fases posteriores, especialmente cuando entre en acción Raymond Rogers.

2. Entra en acción Raymond Rogers.

Raymond Rogers era un histórico del sindonismo. Miembro destacado del STURP, se había distanciado del sindonismo en sus últimos años debido a lo que consideraba una deriva poco científica. Cuando se enteró de la teoría del remiendo pensó que era típica de lunáticos, según expresión propia. Animado por su colega Barry Schwortz, se lanzó a demostrar su inconsistencia, pero para su propio asombro (y mucho más para quien esto escribe), en sólo una tarde quedó convencido de que los piraos lunáticos tenían razón. Rogers publicó en 2001 un escrito de apoyo a Benford y Marino y a partir de entonces se dedicó a investigar en esa línea. El espaldarazo final vino con la publicación en Thermochimica Acta, una revista dedicada al estudio de tecnologías termodinámicas de la que había sido destacado miembro del equipo editorial durante dos décadas, un artículo que, basándose en un sistema de datación inédito, pretendía demostrar que la prueba de radiocarbono no había estado mal hecha, sino que se había cometido el error de seleccionar una zona en la que había un remiendo invisible. Desde entonces, y con algunas excepciones notables, esta teoría ha sido con mucho la más considerada dentro del sindonismo. El autoproclamado cientificismo estricto de Rogers y el hecho de haber sido publicada en una revista peer reviewed eran las principales garantías.

En su trabajo, basado en fibras provenientes de tres lugares distintos (muestra que había tomado el experto textil Raes en 1973, cintas adhesivas de STURP de 1978 y de la muestra que había servido para la datación de 1988), Rogers aportaba varias pruebas de que el tejido que había sido utilizado en esta última no era similar al del cuerpo del lienzo. (Rogers 2005)

1. en las fotos ultravioleta que hizo el STURP, se veía claramente que había una zona más oscura aproximadamente en el área de donde se había extraído los fragmentos para la datación de 1988.

2. Tanto en la muestra Raes como en la de 1988 las fibras de lino aparecían mezcladas con fibras de algodón. Esto no  ocurría en los hilos provenientes del cuerpo del lienzo.

3. El algodón es un cultivo originario de Oriente Medio que no se importó a Europa hasta bien entrado el siglo XIV. Esto descarta el origen tardío del lienzo.

4. En las muestras de Raes y 1988 aparecen restos de un colorante originario de 1290; no así en las fibras de 1978. Los hilos de las primeras habrían sido coloreados para igualarlos con los del cuerpo del lienzo.

5. Las tasas de vanilina, un componente del tejido que desaparece con el tiempo, son totalmente diferentes en las muestras de 1988 y las del resto del lienzo. Esto implica que las primeras son mucho más jóvenes.

Bibliografía.
Benford, Sue & Marino, Joseph G.: “Evidence for the Skewing of the C-14 Dating of the Shroud of Turin Due to Repairs”. Orvieto. Congresso Mondiale Sindone 2000. http://www.shroud.com/pdfs/marben.pdf.

Benford, Sue y Marino, Joe: “Historical Support of a 16th Century Restoration in the Shroud C-14 Sample Area”. 2002 (b). www.shroud.com/pdfs/histsupt.pdf

Benford, Sue y Marino, Joe: “Textile Evidence Supports Skewed Radiocarbon Date of Shroud of Turin”, 2002 (a). http://www.shroud.com/pdfs/textevid.pdf

Fanti, G; Crosilla, F, Riani, M, Atkinson, A. C.: “A robust statistical analysis orf the 1988 Turin Shroud radiocarbon dating results”, ENEA Frascati, 2010.

Rogers, Raymond N.: “Supportive comments on the Benford-Marino ’16th century repairs’ hypothesis”. BSTS Newsletter No. 54 – November 2001. http://www.shroud.com/pdfs/n54part6.pdf

Rogers, Raymond N.: “Studies on the Radiocarbon Sample From the Shroud of Turin”. Thermochimica Acta 425 2005 (a) 189–194. www.shroud.it/ROGERS-3.PDF

From → 3.3.7.Remiendo

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: