Skip to content

La imagen del cuerpo (II). Teorías no sindonistas.

10 de enero de 2013

ÍNDICE.

1. Teorías a partir de la luz: la cámara oscura.

2. Placa de vidrio.

3. Calor.

4. Pigmentos.

5. Restos de pintura.

6.  Conclusiones

En esta entrada haré una breve descripción de algunas teorías sobre la formación de la imagen corporal desde un punto de vista no sindonista. A diferencia de los sindonistas, los autores críticos han centrado su interés en la reproducción de imágenes similares a la del lienzo de Turín en su aspecto, descuidando las características microfísicas.

1. Teorías a partir de la luz: la cámara oscura.

Ha sido defendida por diversos autores: Lynn Picknett y Clive Prince, Nicholas Allen y Eslava Galán (Calvo, 2010:IXc).

La cámara oscura consiste en un mecanismo simple: en un recinto oscuro se abre un pequeño orificio que proyecta la luz y la imagen de un objeto en la pared posterior del mismo. Sólo falta encontrar un soporte que la fije. Prince utilizó clara de huevo y sal de cromo sobre un lienzo montado en un bastidor, ingredientes compatibles con la antigüedad del lienzo de Turín. Después de exponer al calor la tela y de un par de lavados, quedó una imagen ligeramente “chamuscada” de similares características a la del Sudario de Turín (Eslava, 1997:31).

Proto-fotografía de Allen

Aparte de atribuciones gratuitas a Leonardo da Vinci, Calvo no considera demasiado descabellada la tesis de estos autores, aunque sí insuficientemente probada. Aspectos esenciales como el del sistema de fijar la imagen, quedaban en el aire. Los sindonistas reaccionaron rápidamente. Estudios de Rogers y otros descartaron la coloración por calor, aplicando la Ley de Arrhenius que, sinceramente, no sé muy bien en qué consiste (Rogers, 2004:4).

2. Placa de vidrio.

Esto de aquí arriba es una imagen que el Prof. N.D. Wilson consiguió haciendo que la luz solar pasara durante diez días a través de un vidrio pintado, decolorando por deshidratación las fibras expuestas (esta es una de las características de la imagen habitualmente defendida por los sindonistas). El fallo de esta hipótesis es que se utilizó un vidrio moderno. Los vidrios medievales estaban llenos de impurezas que se hubieran reflejado en la imagen. Además, es dudoso que los artesanos medievales pudieran fabricar una placa de vidrio del tamaño del lienzo de Turín (Calvo, 2010:IXc).

3. Calor.

Vittorio Pesce Delfino, siguiendo a Geoffrey Ashe, consideró la posibilidad de que la imagen se formara al aplicar la tela, debidamente planchada y extendida, a un bajorrelieve metálico calentado a unos 230º (2000:61ss). Las propiedades que se derivaron de la aplicación de este procedimiento resultaron similares a las del lienzo de Turín. El problema es que un bajorrelieve metálico de tales dimensiones hubiera sido difícil de ejecutar y sumamente costoso en la Edad Media, lo que lo hace bastante improbable (Calvo, 2010:IXc). Al margen de que caería al aplicar la famosa Ley de Arrhenius, de la que hablaba más arriba.

4. Pigmentos.

Como ya vimos, la tesis de Walter McCrone es que la imagen de Turín está formada por pigmentos, millones de partículas inferiores a una micra (McCrone, 2000). Él pensaba que, como no se ven los trazos que dejan habitualmente los pinceles, debió utilizarse el dedo u otro instrumento similar. Trabajando en este sentido  , Henri Broch utilizó una especie de tampón para obtener una imagen en pintura . Esta imagen no recibió el visto bueno de McCrone. En mi opinión, McCrone confundió al Dr. Broch, un conocido crítico de los fenómenos paranormales, con un sindonista. Pero la breve carta de McCrone no da demasiadas pistas al respecto.

Imagen de Walter Stanford realizada para McCrone

En una línea parecida, Craig y Breese han propuesto una imagen que puede confeccionarse con pigmentos secos mediante la técnica de transferirla por contacto a la tela desde una figura impregnada (Craig & Breese, 1994).

“Sudario” realizado para E. Craig.

Los sindonistas suelen reaccionar a este tipo de trabajos afirmando que es impensable que un artista pintara con medios tan evanescentes (Carreira, 1998:9). Fuera o no posible, la teoría de la pintura no implica que el lienzo tuviera las mismas propiedades que se ven ahora. La mayoría de los críticos afirma que el estado actual de la imagen es una degradación de su estado original, descrito por testigos de la época como intenso o vívido (Chevalier, 1902:15). El caballero de Lalaing en 1503 dice: On le voidt clérement ensanglenté du trés précieux sang de Jhesus, nostre Rédempteur, comme se la chose avoit esté faicte aujourd´hui. (“Se le ve claramente ensangrentado [el cuerpo] con la sangre muy preciosa de Nuestro Redentor Jesus, como si la cosa hubiera sido hecha hoy mismo”.) (Calvo, 2010:IXd). Otras críticas sindonistas se refieren a la insuficiencia de los pigmentos encontrados para formar una imagen, como ya vimos en la entrada referente a la sangre.

5. Restos de pintura.

Partiendo de la idea de que lo que vemos actualmente es el resultado de un proceso de degradación de la imagen, Joe Nickell propuso la hipótesis de que el óxido férrico podría haber producido ácido sulfúrico que oxidara las fibras de tejido (Nickell, 1998:138). En esta línea  ha trabajado Luigi Garlaschelli, elaborando una imagen que es la que figura en la página de inicio de este blog.

Garlaschelli hace una síntesis de las posiciones de McCrone, Adler, Heller y Nickell. Aunque está de acuerdo con los sindonistas en que los pigmentos que encontró McCrone no son suficientes para dar visibilidad a la imagen, piensa que son un indicio importante y que se puede seguir la idea de Nickell de una decoloración debida a la deshidratación y oxidación producida por esos pigmentos (2010a:67). De acuerdo con esta hipótesis y financiado por el CICAP (Comitato Italiano per il Controllo delle Affermazioni sul Paranormale), Garlaschelli trató de hacer una reproducción del sudario de Turín utilizando los materiales que podría haber usado un pintor medieval, “envejeciendo” el resultado por medio de recursos físico-químicos. Es decir, pigmento en polvo, ácidos, calentamiento y lavados. Para evitar las marcas del pincel, Garlaschelli utilizó un tampón que aplicó “con delicadeza” sobre un cuerpo humano (una máscara para el rostro) (Garlaschelli S/F).

Negativo original

Negativo de Garlaschelli

El resultado de la obra de Garlaschelli supone sustanciales mejoras respecto de las anteriores imitaciones del sudario de Turín, aún si adoptamos los criterios sindonistas, como tiene que reconocer Thibault Heimburger (2009:2). Sin embargo, tanto Heimburger como otros sindonistas han hecho críticas al trabajo de Garlaschelli que se refieren a aspectos microscópicos y de tridimensionalidad. Respecto a estos últimos hablaré en otra entrada monográficamente. Respecto a los primeros, el propio Garlaschelli respondió en el sentido de que es imposible equiparar microscópicamente dos obras cualesquiera (Garlaschelli S/F). Tanto más cuanto que sus procedimientos de envejecimiento artificial no son equivalentes al paso real del tiempo (2010b:1:05:00 aprox). En consecuencia, y pese a lo se ha afirmado en ciertos medios de manera sensacionalista, él no cree haber demostrado con su experimento que el sudario sea un falso. (Para ver sus afirmaciones en este sentido hay que ir a Garlaschelli, 1998). Con su trabajo cree haber mostrado cómo un artista medieval podría haber producido una imagen similar a la del lienzo. Es, por tanto una mera hipótesis.

6. Conclusiones.

La mayoría de reproducciones de la imagen del Hombre de Turín, excluida la de Garlaschelli, han hecho caso omiso de las propiedades que se le atribuyen desde el campo sindonista. Dado que la confusión sobre cuáles deben ser aceptadas como fundamentales reina entre los propios sindonistas (desde varias docenas hasta cinco propiedades básicas han sido postuladas), atenerse a las que pueden ser observadas a simple vista: superficialidad, tridimensionalidad, etc., puede ser una alternativa, pero da la impresión de estar rehuyendo el debate de fondo. Volveré sobre el tema del consenso en la descripción de la imagen en otra entrada.

La prensa y algunos medios sindonistas y antisindonistas suelen hacer demasiados aspavientos cada vez que se produce un “sensacional” descubrimiento sobre hipotéticas técnicas de formación de la imagen, en un sentido o en otro. Analizados más en detalle la “sensacionalidad” de estos hallazgos suele disminuir muchos enteros y nos encontramos con simples hipótesis acerca de la formación de la imagen del Hombre de Turín más o menos plausibles. Realmente no existe una explicación total  y absolutamente satisfactoria. ¿Qué conclusión podremos sacar de esto? Lo veremos en sucesivas entradas.

Bibliografía.

Carreira, Manuel: “La Sábana Santa desde el punto de vista de la Física”. Biblia y Fe, 70, vol. XXIV (enero-abril 1998), pp. 173-195

Calvo, José Luis: “Inauguramos una nueva sección (IX-c)”. Escritos desde el páramo. La Sábana Santa. Publicado: 17/11/2010 11:49. Consultado 06/01/2013 8:27. http://fenix.blogia.com/temas/sabana-santa.php

– “Inauguramos una nueva sección (IX-d)”. Escritos desde el páramo. La Sábana Santa. Publicado: 17/11/2010 12:07. Consultado 07/01/2013 8:22. http://fenix.blogia.com/temas/sabana-santa.php

Chevalier, Ulysse: Le Saint Suaire de Turin. Histoire d’une relique. Paris, Alphonse Picard, 1902.

Craig, Emily A.,  Bresee, Randall R.: “Image Formation and the Shroud of Turin”, Journal of Imaging Science and Technology, Volume 34, Number 1, 1994.  www.shroud.com/pdfs/craig.pdf .

Eslava Galán, Juan: El fraude de la Sábana Santa y las reliquias de Cristo. Barcelona, Planeta, 1997.

Garlaschelli, Luigi: “Il Mistero del Telo Sindonico”, La Chimica e l’ Industria, 80, 629 (1998) http://www.luigigarlaschelli.it/Altrepubblicazioni/SindonChInd.htm

-”Entrevista a Luigi Garlaschelli”, Más allá, Monográfico nº 59, p. 64-9, 2010 (a). http://sites.google.com/site/luigigarlaschelli/lasegundasabana.pdf?attredirects=0

-“E’  possibile  rifare   la  Sindone ? (vídeo)” . Auditorium “L Stefanni” de Treviso, 29 de enero de 2010 (b).  http://www.uaar.it/news/2011/11/05/e-possibile-rifare-sindone-con-garlaschelli-video/

-“E’  possibile  riprodurre   la  Sindone ?” Sin fecha. http://sindone.weebly.com/reproduction.html (Consultado 08/01/2013 7:43).  

Heimburger, Thibault: “Comments About the Recent Experiment of Professor Luigi Garlaschelli”. Nov. 2009. http://www.shroud.com/pdfs/thibault-lg.pdf

McCrone, Walter: “Replicando la Sábana Santa”, Carta al Director aparecida en Skeptical Inquirer, Vol 24 nº 5 (Sept/Oct. 2000). Versión española de El Escéptico Digital, 2002. http://digital.el-esceptico.org/leer.php?autor=175&id=614&tema=29

Nickell, Joe: Inquest of the Shroud of  Turin,  New York, Prometheus Books, 1998.

Pesce Delfino, Vittorio: E l’uomo creò la Sindone. Bari, Dedalo, 2000.

Rogers, Raymond: “Frequently Asked Questions (FAQs)”. 2004. http://www.shroud.com/pdfs/rogers5faqs.pdf . (Consult. 04/01/2013 09:15).

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: