Skip to content

El sudario estaba plano.

31 de enero de 2013

 

Realmente es sorprendente que Jackson y Jumper hicieran sus cómputos sobre una tela depositada sobre un cuerpo humano porque, sin necesidad de cálculos sobre senos y cosenos o aparatos sofisticados, se ve a simple vista que la imagen del Hombre de Turín no pudo imprimirse de forma espontánea cuando la tela envolvía poco o mucho cualquier objeto de bulto redondo. Baste considerar que al estirar la tela la imagen se convertiría en algo parecido a esto (Toro, 2004):



Estas consideraciones no provienen sólo del campo de los detractores de la autenticidad del lienzo. En el sindonismo es una opinión mayoritaria. Véase cómo para explicar la colocación de la sangre en el rostro y brazos Gilbert Lavoie recurre a la tela colocada milagrosamente plana (2010:4).

El único sindonista, que yo conozca, que se opone frontalmente a la proyección ortogonal es Mario Latendresse (2005). En su hipótesis  coloca la tela muy estirada sobre el cuerpo, pero no enteramente plana.

 

Admite que es una representación convencional, pero no explica datos esenciales para comprender el por qué de esta reconstrucción artificial (¿por qué alguien iba a estirar la tela, cuando lo más normal es dejarla caer a la manera de Jumper y Jackson?), ni las características del lienzo que está utilizando -peso y medidas-, que permiten que se mantenga en esta posición. Esta hipótesis dejaría sin explicar por qué causa, motivo o fuerza extraña la sábana, después de haber producido las manchas de sangre por contacto -hipótesis que Latendresse mantiene-, se extendió de forma tan extraña. Y mucho más sorprendente resulta que el autor acabe admitiendo la posibilidad de que las radiaciones se produjeran no verticalmente, “sino en el camino más corto de la piel a la sábana” (p. 14). Es decir, hipótesis cada vez más sorprendentes para salvar lo insalvable.

Porque ni siquiera en la reconstrucción del rostro (2005:fig 4), a pesar de todos los números de coordenadas y raíces cuadradas que nos endosa, Latendresse consigue evitar una deformación de centímetros que obligaría a deducirlos del tamaño con que vemos el rostro, ya de por sí más alargado que lo normal. A menos que admitamos la nueva radiación oblicua con la que nos sorprende al final del trabajo.

Reconstrucción de Latendresse.

Un fideo, vaya. Como explica Julio Plaza, sólo para la parte de los ojos, que es la que menos curvatura tiene, habría que restar hasta dejarla en unos 8’9 cm, lo que incluso para un hombre de 1’75, como pretenden los sindonistas más optimistas, es muy poco. No digamos para alguien en torno a los 1’85, que es lo que se mide sin rebajas.

En lugar de limitarse a hacer cálculos matemáticos, Latendresse hubiera hecho mejor en hacer una simulación real que pudiera confirmarlos o refutarlos. Así habría visto que en la posición en que él coloca la sábana envolviendo las caderas es imposible que no hubiera una deformación, tal como ocurre en esta imagen que Garlaschelli obtuvo con una sábana real y un cuerpo real y no con cómputos de calculadora.

¿Cómo, aún sabiendo que la imagen tuvo que proyectarse sobre una superficie plana, los sindonistas siguen ofreciéndonos una y otra vez reconstrucciones en las que la tela reposa o envuelve el cuerpo? ¿Por qué insisten en algo que saben que no es cierto? ¿O no lo saben? ¿O se les olvida al cabo de cinco minutos? No tengo respuesta para estas preguntas. La hipótesis más benévola es que los sindonistas no leen… lo que deberían leer.

Bibliografía.

Latendresse, Mario: “The Turin Shroud Was Not Flattened Before the Images Formed and no Major Image Distortions Necessarily Occur from a Real Body”. 2005. http://www.sindonology.org/papers/latendresse2005a.pdf . Consultado 24/01/2013 9:11.

Lavoie, Gilbert: “A medical study of the surface anatomy of the image and a medical forensic evaluation of the blood marks of the Shroud of Turin in relation to image formation”. Proceedings of the International Workshop on the Scientific Approach to the Acheiropoietos Images, Frascati, ENEA, 2010. http://www.acheiropoietos.info/proceedings/LavoieWeb.pdf  

Plaza, Julio: “La sábana milagrosa. 2. Distorsiones en 2D”, Gluón con leche, Jueves, Julio 17, 2008. http://gluonconleche.blogspot.com.es/2008/07/la-sbana-milagrosa-3-la-representacin.html . Consultado, 28/01/2013 9:21.

Toro, Hernán: “Las anomalías ignoradas del “sudario” de Turín”. Pensar, Volumen 1, Número 1: Enero/Marzo 2004. http://www.pensar.org/2004-01-turin.html . Consultado, 28/01/2013 9:10.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: