Skip to content

Unas cuantas cosas que Ud. debería saber antes de meterse en el berenjenal de la sábana santa, pero que se las cuento ahora.

23 de julio de 2013

Si hay alguna habilidad que el mundo sindonista haya desarrollado -al menos algunos sindonistas-, es la capacidad de hacer que las proposiciones más inverosímiles suenen bien. No es que la literatura sindonista sea una maravilla. No sé si pasaría la primera poda en un festival literario de segunda clase, pero la mezcla de formas bíblicas, sentencias tipo sermón dominical y fraseología científica resulta efectiva. En este último campo, el de la ciencia, los artículos sindonistas escapan a la comprensión del lector medio -incluyendo el lector medio sindonista-, que lee cosas tan asombrosas como esta: “samples of pectinase, cellulase, protease, lipase, and esterase were obtained from Sigma Chemical and employed according to their directions”. (Perdonen que, en contra de mi costumbre, deje el texto en lengua original, pero estoy seguro de que si intentara traducir tanto tecnicismo metería la pata en algún lado). Siendo que estas afirmaciones no merecen el comentario de críticos especializados independientes, sea por su baja calidad, sea porque se producen en soportes no prestigiados o porque el tema no atrae a la comunidad científica, no hay manera de discernir si son técnicamente impecables o esconden alguna deficiencia de base. En consecuencia, suscitan una admiración sin reservas en el bando de los creyentes y un escepticismo de base en el de los incrédulos.

Libro de Horas al uso de Sarum. ( “Horas de Neville de Hornby”). Siglo XIV, probablemente hacia 1340.

Sin embargo, creo que a lo largo del periplo que me he trazado he dado algunos motivos de sentido común para sospechar de la relevancia de las intrincadas argumentaciones científicas (o que se toman por tales) de los Adler, Jackson, Rogers, Heimburger, Bollone y demás familia de científicos sindonistas. En especial, e independientemente de los indicios que se arguyan a su favor, un número bastante alto de tesis sindonistas son incompatibles entre sí y, sin embargo, mantenidas al unísono por sindonistas científicos, aficionados o creyentes impulsivos. Aquí están todas, una detrás de otra.  ‎Voy a hacer un resumen.

Contradicciones que surgen de la teoría del negativo:

No es posible afirmar que la imagen es un negativo auténtico y el color oscuro del pelo. El Hombre del Sudario sería albino o muy viejo. Naturalmente se puede eliminar la contradicción diciendo que Jesús de Galilea era albino o viejo. Ninguna de las dos cosas suelen gustar a los sindonistas. Vaya a saber Ud. por qué. Los sindonistas suelen evitar la teoría del negativo con la de la proporcionalidad de distancia y coloración. Es decir, cuando se imprimió la imagen estaba a una distancia no mayor de 5cm (habitualmente se mantiene esta distancia u otra similar) y la intensidad de la imagen aumentaba cuando disminuía la distancia a la piel o el pelo.

Contradicciones que surgen con la teoría de la radiación que imprime la tela en función inversa a la distancia, con la idea de una tela que reposa sobre el cuerpo.

 Surgen por considerar que la tela, mucho o poco, cae sobre el cuerpo y se mantiene sobre esta base.

Rodetes. Los puntos de contacto, donde la tela reposa en el cuerpo, muchos o pocos, grandes o pequeños, producirían unas manchas homogéneas de color, donde la distancia entre la tela y la piel fuera igual a cero. Estas manchas no existen en la tela de Turín.

Deformaciones. Pocas o muchas habrían de producirse al estirar una tela que tenía algún grado de curvatura.

.

La imagen de aquí arriba merece un comentario. Naturalmente es la posición más normal para un sudario y corresponde aproximadamente con los pocos casos en que se ha conservado una pieza más o menos completa y con lo que sería un sudario más moderno. (En algún caso comentaré el llamado sudario de Akeldama). El problema es que no tiene nada que ver con el Sudario de Turín. En efecto, éste es demasiado estrecho para que se mantenga por sí mismo envolviendo el cuerpo. Más bien quedaría así:

Además, si la tela envolviera el cuerpo, numerosos puntos de contacto, arrugas y fruncidos darían una imagen confusa y deformada por todas partes. Uds. mismos pueden calcular, sin necesidad de marearse con algoritmos de matemática “robusta”, que diría cierto sindonista.

Para salvar estas objeciones, algunos sindonistas afirman que en el momento del evento que produjera la imagen (normalmente una resurrección), la tela estaba en posición más o menos plana… y, entonces, caen en nuevas contradicciones.

Contradicciones que surgen de colocar la tela plana.

Incompatibilidad con una teoría puramente científica. Si queremos considerar que la tela estaba en situación plana se necesita un milagro nuevo. No existe una fuerza conocida que impulse un tejido sobre un cadáver en posición plana. Algunos sindonistas consideran que tanto milagro es sacar las cosas de quicio. Otros encuentran lo de los milagros sucesivos bastante natural.

Imposibilidad de colocar la tela en ninguna posición. En efecto, si Ud. intenta colocar a una persona en la postura del Hombre del Lienzo y trata de extender una tela sobre ella y que se guarden las distancias requeridas y la proporcionalidad inversa de la distancia y la coloración (a partir de 5cm la imagen se desvanecería), verá que esto es imposible. Especialmente por la situación de las piernas.

Contradicciones con la situación de las piernas.

Los sindonistas hacen con frecuencia simulaciones en las que el hombre de Turín aparece con las piernas estiradas. Por ej., la clásica de Jumper y Jackson. Esto es imposible. En la imagen dorsal se ve la planta de un pie. Esto supone que la pierna debería estar flexionada. Pero si fuera así, en varios puntos la tela se separaría de la piel más de cinco cm. y dejaría de estar coloreada. Especialmente evidente es que, estirada entre la frente y las rodillas, la tela estaría a más de 5 cm. del pecho o de las manos, que, sin embargo se ven nítidamente. Las corvas y las pantorrillas también se alejarían de la tela y serían invisibles. Y esto son los puntos más sensibles, pero habría más partes desaparecidas de la imagen, que, sin embargo, son visibles. Véase más abajo el esquema, que será útil para despistados (primera imagen).

Si las piernas estuvieran dobladas el tamaño real de las piernas habría de ampliarse considerablemente. Como se sabe, una proyección ortogonal de un cuerpo doblado es más corta que el cuerpo real. Según esto el Hombre de Turín sería un zancudo monstruoso y se iría por encima de los 2m.

Los sindonistas que se han dado cuenta de estas contradicciones han hecho vagas alusiones a telas que sujetaban el sudario al cuerpo. Pero no hay ninguna traza de que esto haya sido así y se debería ver las marcas de estas sujeciones y las deformaciones o fruncimientos del tejido producidos por ellas. Además tal teoría sería incompatible con la de una fuerza misteriosa que estira la tela en el aire. Habría que añadir una tercera fuerza misteriosa que deshace nudos y esto probablemente es demasiado incluso para los sindonistas más milagreros.

Contradicciones de los regueros de sangre.

El perfecto perfilado de los regueros de sangre es incompatible con que estos hayan fluido antes de su traslado. Poco o mucho, la tela habría rozado el cuerpo al trasladarlo y habría emborronado las manchas de sangre.

Los regueros de sangre que corren por la nuca son incompatibles con la Ley de  Gravedad porque se deslizan en todas direcciones. (Independientemente de que la sangre no forma regueros perfilados sobre el cabello, sino que lo empapa).

Si para evitar la contradicción entre manchas de sangre y el traslado del cuerpo suponemos, como el Dr. Zugibe y otros, que las heridas se trasladaron a la tela cuando el cuerpo estaba en la losa sepulcral, los regueros de sangre se habrían desplazado horizontalmente, es decir, de la frente a la barbilla y de las manos a los codos. Lo que, obviamente, va en contra de la Ley de Gravedad. En los artículos del propio Zugibe se puede ver (Fig. 2.) como al forzar la salida de la sangre de un cadáver el reguero se produce en una dirección vertical (abstenerse personas sensibles). Sorprende que, incluso con la imagen delante, el Dr. Zugibe no se diera cuenta de algo tan elemental.

 

Contradicciones sobre la posición horizontal del cuerpo.

Si suponemos que estaba en la tumba cuando resucitó, el pelo del hombre de Turín flota a los lados del rostro. Sólo un sindonista que yo conozca se ha dado cuenta de esta peculiaridad tan evidente y ha sacado conclusiones pertinentes: el Dr. Lavoie. Las conclusiones son, desde luego, que hay milagro.

Contradicciones del remiendo.

El llamado “remiendo francés” es la última alternativa de los partidarios del remiendo invisible. Ninguno de ellos se ha dado cuenta de que se lleva a cabo mezclando hilos del propio tejido que se quiere reparar. Es incompatible con la mezcla de tejidos de épocas diferentes que ellos suponen.

Contradicciones teológicas del dios sindonista.

No es posible un dios sensato que haya querido hacer un milagro tan embrollado que ni los sindonistas se aclaran después de veinte congresos y doscientos mil PDFs.

Las anteriores incoherencias no son las únicas que pueden achacarse a las teorías sindonistas. A lo largo de sus argumentaciones es frecuente que ellos incurran en nuevas contradicciones al tratar de superar de forma ad hoc las objeciones que se les presentan. En general hay varias maneras en que un sindonista evita estas contradicciones.

  1. No viéndolas
  2. Saliendo de una para caer en otra.
  3. Haciendo propuestas inverosímiles, cuando es posible, y esperando que nadie descubra que no se tienen en pie. Sarcófagos en forma de cubeta con reposapiés y respaldo, lacados de pelo al cadáver, kilos de sustancias utilizadas para momificar usadas como colchón… De todo se ha visto.
  4. Los sindonistas más consecuentes, como vimos en el caso de Lavoie o Jackson, recurren pura y simplemente al milagro. Dado que no hay manera de encajar la formación de la imagen en un proceso natural (no hecho por manos humanas) que corresponda con las leyes más generales de la Física y la Matemática, lo más “sensato” es decir que ha habido un milagro.

Pero, si introducimos el milagro, habrá que preguntarse para qué queremos toneladas de informes de congresos y papeles PDF, experimentos costosos y un sinfín de organizaciones de devotos organizando charlas, vídeos y eventos múltiples. Si Dios, en su Infinita Omnipotencia, ha decidido hacer un milagro de los de antes de las Guerras Judías, toda la parafernalia pseudocientífica sobra, puesto que ella, la Divina Omnipotencia, puede hacer que lo de arriba sea abajo, lo blanco negro y el padre hijo de su nieto. A nosotros no nos quedaría más que pasmarnos ante el misterio… o empezar a pensar si no será la imagen el resultado de una actividad humana cuyos detalles de producción y vicisitudes históricas desconocemos.

Inicial. Procedente de Bolonia. British Library, 1390-1400

Queda una pregunta que me la he oído más de una vez: Siendo así que la teoría sindonista está viciada desde el principio por una serie de incongruencias no resueltas, ¿qué sentido tiene seguirla en todos sus intrincados vericuetos que no llevan a parte alguna? ¿Por qué no dejamos a los sindonistas a solas con sus extravíos? Algunas respuestas pueden ser dadas.

a)       Por curiosidad.

b)       Por saber hasta donde puede llegar el pensamiento ilusorio.

c)       Por desmontar los embrollos que se hace una creencia que, no lo olvidemos, es mantenida por multitudes al margen de los círculos de sindonismo activo. (Esto sería algo así como la causa del racionalismo militante o el “escepticismo”).

d)       Por vicio.

Personalmente supongo que me mantiene en el asunto una mezcla de las cuatro, aunque la b) es la que más me justifica a mis propios ojos. Pero comprendo perfectamente que a los de personas con sentido común los que nos ocupamos de este asunto les parezcamos un tanto absurdos. ¿Pero no fue Aristóteles quién dijo que un gramo de locura es algo necesario en esta vida o así? Bueno, pues nosotros hemos puesto unos cuantos gramos. Tampoco nos hemos pasado tanto.

From → 6.Diversos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: