Skip to content

Luigi Garlaschelli y los reguerillos de sangre: ni Barbet ni Zugibe.

10 de abril de 2014

Luigi Garlaschelli, profesor de Química en la Universidad de Pavía, dirigió hace unos años una interesante experiencia que abrió el camino a una plausible explicación de la formación de la imagen del sudario de Turín. Hace poco ha colaborado en otra que no tiene tantas implicaciones, pero que también arroja algunos resultados susceptibles de ser comentados.

En principio, y a diferencia del experimento anterior, las conclusiones eran bastante previsibles antes de empezar. Ya comenté en una entrada que los reguerillos de sangre del supuesto sudario no podían haberse producido por medios naturales y que, por lo tanto, tenían que ser pintados. Ahora Garlaschelli y Borrini, trabajando sobre el brazo izquierdo de la imagen demuestran sencillamente que sólo existen dos posibilidades: o el autor de la imagen pensó en un crucificado con los brazos extendidos sobre la cabeza o simplemente se imaginó un efecto artísticamente aparente.

Bernardo Daddi. Crucifixión (detalle). Siglo XIV.

El experimento en su conjunto desautoriza la hipótesis del Dr. Zugibe  sobre la exudación post mórtem. Las gotas de sangre hubieran corrido de las muñecas a los codos por el dorso del brazo sólo en un individuo de pie y con los brazos alzados, no tumbado en una losa, como pretendía Zugibe. Por su parte, la hipotética colocación de los brazos sobre la cabeza acaba con las especulaciones del Dr. Barbet y su fantástica gimnasia en la cruz.

El Dr.Barbet imaginaba al crucificado clavado a la cruz por los brazos y los pies, sin sedile (soporte que se colocaba habitualmente entre las piernas para alargar la agonía), y le suponía haciendo movimientos de flexión y extensión durante unas tres horas para poder respirar (1953 :76), lo que, como ya advirtió Zugibe en “Experimental Studies on Crucifixion”, era sencillamente imposible, debido al dolor y la hinchazón en torno a los clavos. Además, añadía que, incluso de ser posible, los giros de las manos hubieran producido una hemorragia considerable y todo un destrozo en la zona, incompatible con la lesión parcial del nervio mediano que suponía Barbet.

Esto, como ya dije arriba, eran obviedades conocidas antes de hacerse la prueba, pero no deja de ser interesante que se haya hecho la demostración “científica”. Sin embargo, voy a hacer una apreciación personal. Los autores proponen dos hipótesis: que el autor de la imagen pensaba en un crucificado con los brazos sobre la cabeza (que sería contradictorio con los relatos de la pasión) o que es un recurso pictórico. Me parece improbable la primera. Demasiada originalidad. En la imagen del hombre del sudario hay suficientes elementos que apuntan inevitablemente a la segunda hipótesis: el cabello flotante, la planta del pie, el espacio entre la imagen frontal y la dorsal, los regueros de sangre de la nuca… Los de los brazos son una convención pictórica más. No hay que buscarle los tres pies al gato cuando hay una explicación mucho más convincente.

Bibliografía.

Barbet, Pierre (1953): A Doctor at Calvary. New York, P.J. Kennedy & Sons.

Garlaschelli, Luigi & Borrini, Matteo: “A BPA Approach to the Shroud of Turin:
A Preliminary Examination of the Left Forearm to Reconstruct the Crucifixion
Practice”, Proceedings of the American Academy of Forensic Sciences, 66th Annual Scientific Meeting, Seattle, February 17-22, 2014 p. 205-6; http://www.aafs.org/sites/default/files/AAFS2014Proceedings.pdf .

Zias, Joe: “Crucifixion in Antiquity. The Evidence”, http://www.mercaba.org/FICHAS/upsa/crucifixion.htm , Consultado 07/04/2014 09:20:26.
Sobre el sedile y otros detalles de la crucifixión. Zias es considerado una de las autoridades más relevantes sobre el tema en el mundo no confesional.

4 comentarios
  1. “Los autores proponen dos hipótesis: que el autor de la imagen pensaba en un crucificado con los brazos sobre la cabeza (que sería contradictorio con los relatos de la pasión) o que es un recurso pictórico. Me parece improbable la primera. Demasiada originalidad.”

    Aquí estoy en desacuerdo contigo. Debo recordar la existencia de un tipo especial de imagen del crucificado, el Gabelkruzifix (en español Crucifijo doloroso o, mejor aún porque describe perfectamente lo que es, Crucifijo en ípsilon). Aunque por lo que sabemos es originario de la zona de Renania se extendió por otros países como España (por ejemplo el Crucifijo de Puente la Reina o el Cristo del Amparo en Carrión de los Condes) e Italia. Aunque para mí es obvio que esos regueros no son más que una convención artística porque aparecen en Crucifijos de todo tipo y no sólo en los de cruz en ípsilon, no sería para nada sorprendente que el artista estuviera pensando en un Gabelkruzifix porque de hecho la imagen del trap… de la Sábana Santa presenta otras características comunes con los Crucifijos dolorosos como las numerosas heridas por todo el cuerpo como supuesto resultado de la flagelación. Un ejemplo:

    • Sí, ya había visto algunos de estos, pero para que el reguero recorra de la muñeca al codo por el centro del brazo, como es el caso en el “trap”, los brazos deberían estar extendidos por encima de la cabeza verticalmente. Alguna imagen hay por ahí de una crucifixión similar (http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/47/Justus_Lipsius_Crux_Simplex_1629.jpg), aunque ni aquí están los brazos verticales ni el crucificado es Cristo. De todas maneras, según Borrini, esta posición asfixiaría rápidamente a la víctima y no sería congruente con los relatos de la Pasión.

      • Es que de todo hay en la viña del Señor😉 incluso artistas que son capaces de imaginar crucifixiones imposibles:
        http://ts2.mm.bing.net/th?id=HN.608039014126520687&w=116&h=151&c=7&rs=1&pid=1.7

        Aclaro que digo que es imposible porque las pruebas que se han hecho con voluntarios esa postura supondría una muerte rapidísima lo que no sólo iría en contra de los relatos evangélicos (cuya veracidad no es como para poner la mano en el fuego) sino de lo que dicen historiadores como Josefo y, además, del sentido común. La crucifixión se reservaba para los peores delitos precisamente porque era terrible. Si supusiera una muerte rápida por asfixia (como sucedería necesariamente) poco tendría de ejemplarizante.

      • Odiseo permalink

        No sé si alguien se habrá dado cuenta de que la imagen del crucificado citada por Mo (con las manos clavadas en el madero vertical por encima de la cabeza) corresponde a la imagen de Jesús crucificado tal como proponen los Testigos de Jehová, que lo hacen así para no adorar el símbolo de la cruz a la manera del cristianismo católico. De todos modos, en el caso de los TdJ se trata sólo de un método de disidencia y de alejamiento todavía más del resto de los credos cristianos y no del resultado de una investigación histórica sobre los métodos antiguos de crucifixión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: