Skip to content

Thomas de Wesselow. 7. Conclusión.

25 de septiembre de 2015

Wesselow, Thomas de: The Sign. The Shroud of Turin and the Secret of the Resurrection, London, Penguin Books, 2013.

María Magdalena penitente. Entre los siglos XVI y XVII. Metropolitan museum

Entre los objetivos declarados de The Sign se encuentra el de acercar el tema del sudario de Turín al ámbito académico. Por el momento, el ámbito académico sigue tan indiferente al tema del sudario turinés como a la obra de Wesselow. Después de lo que he dicho en las entradas anteriores creo que es fácil entender el por qué. Aunque el nivel científico de los estudios sobre el problema llamado del “Jesús histórico” y el de los de historia del arte tengan bastantes agujeros, los de la obra de Wesselow son demasiado grandes incluso para los expertos respectivos. Todo tiene un límite.

Metodológicamente la obra de Wesselow no pasa de ser una sarta de especulaciones gratuitas y contradictorias. Sus incursiones en campos que no son el suyo, como la antropología o el método histórico son superficiales, cuando no erradas. En terrenos en los que se le supone un conocimiento más profundo, como el de la historia del arte, se limita a dos o tres observaciones banales y a veces equivocadas.

En cuanto al tema del cristianismo primitivo Wesselow no puede ser más confuso. Unas veces parece remitirse a la interpretación literal de los evangelios y otras parece echar mano de las más recientes investigaciones y cuando ni lo uno ni lo otro sirve para demostrar lo que quiere, recurre a caprichosas interpretaciones y correcciones de los textos.

En lo que respecta al tema del sindonismo, Wesselow ha leído algunos libros de los partidarios de la autenticidad, que se limita a repetir sin aportar ninguna novedad. Sobre las corrientes críticas parece opinar de oídas.

Ni por un lado ni por el otro The Sign va a pasar a la historia, como no sea a la intrahistoria del sindonismo. Lo único que me pregunto es por qué he caído por enésima vez en la trampa de pensar que podría existir en alguna parte un libro sindonista que merezca gastarse los 20 pavos que me he gastado con este. Que alguien me lo explique.

Carlo Crivelli. María Magdalena. 1430. (Detalle)

NOTA FINAL: Habrán notado que he ilustrado la serie de entradas sobre Wesselow con imágenes de María Magdalena. Wesselow, siguiendo en esto a algunos evangelios gnósticos , la considera algo así como la Madre de todos los Cristianismos, lideresa de los primeros tiempos y fuente oculta de los sinópticos. Vaya, pues, por la Magdalena, cuya leyenda tiene, por otra parte, todos los ingredientes de un personaje digno de la literatura simbolista y decadente. Pierre Louys, Oscar Wilde y la Thaïs de Anatole France. Cabelleras sueltas, hombros desnudos, flagelos, sufrimiento, éxtasis y calaveras. Me encanta.

From → 2.3.Otros.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s