Skip to content

El rostro de Manoppello (II).

20 de febrero de 2016

 

A continuación voy a hacer un recorrido  a los artículos de Gian Marco Rinaldi que reseño en la bibliografía (entre paréntesis). Si añado alguna otra cosa trataré de hacerlo notar.

Pero antes de meterse en faena, conviene señalar que la equiparación del rostro de Manoppello con la Camuliana (ver entrada anterior) es tan fantástica o más que la del Mandylion con el sudario de Turín. Como los criterios para establecer  analogías del sindonismo, en general, y del padre Pfeiffer, en particular, ya han sido comentados largamente en este blog, no creo que valga la pena extenderse en su consideración.

Otras supuestas pruebas de la autenticidad del rostro de Manoppello son de poco interés y haré una breve mención de ellas. Por ejemplo, la importancia que el padre Pfeiffer concede al que en una copia del velo (la de Viena) aparezcan los ojos cerrados no tiene base alguna. Él pretende demostrar con ello que hay un punto de ruptura alrededor de 1615 que justificaría su teoría del robo y traslado de la tela. Sin embargo, Rinaldi constata que no se sabe nada de la apariencia del velo de Verónica original (quiero decir, el que se encuentra o encontraba en el Vaticano), ni de la fidelidad o estado de conservación de las copias. Las réplicas a las que el padre Pfeiffer hace mención son todas de los años 1516-17 y tienen su origen en las de Pietro Strozzi, las últimas que se autorizaron. (Ver en Resch 2010). Puede suponerse que Strozzi encontró una imagen deteriorada que interpretó a su aire. Los ojos abiertos o cerrados indican poca cosa, como el hecho de que en un momento dado se pusiera de moda representar el rostro de la Verónica ensangrentado por una corona de espinas. Hacer suposiciones sobre estas bases es operar en el vacío. (2005: 26)

Tampoco tiene mayor relevancia la presencia de un pedazo de vidrio que se atribuye arbitrariamente al cristal  de la teca que guardaba la imagen vaticana o la fantástica historia de cómo una imagen oculta condiciona la evolución de varios estilos artísticos (Íbid). En el mismo sentido, son irrelevantes los juegos de sobreposiciones de la imagen del velo con otras representaciones antiguas y modernas del rostro de Cristo (Íbid). Ya remití en la entrada anterior a los manejos de Andreas Resch con imágenes desenfocadas. Cualquiera que tenga ojos en la cara puede darse cuenta de que son totalmente arbitrarios. En esas condiciones, es posible establecer concordancias con casi cualquier retrato frontal.

En nota a pie de página, Rinaldi comenta la hipótesis de Roberto Falcinelli, según la cual el velo de Manoppello sería el autorretrato que Durero envió a Rafael, (2005: 28-9). Admite algunas coincidencias, en especial la transparencia y luminosidad de la pintura, pero advierte que la diferencia de calidad entre los retratros de Durero y el rostro de Manoppello contradice cualquier equiparación. Ustedes mismos/as:

A.Durero. Autorretrato, Munich. 1500

El rostro santo de Maoppello

Añado por mi cuenta que me parece asombroso que se piense que las proporciones del rostro de Manoppello son realistas. Desde luego, los manoppellistas se dedican a jugar con la regla y el rotulador y llenar todo de números. Pero quien mira la imagen con ojos desprejuicidados no puede dejar de notar que la punta de la nariz está torcida y que la boca es demasiado pequeña, aparte de estar desviada respecto a los ojos. No conozco ninguna persona (al menos no en las fotografías que he consultado ni entre mis amistades) en la que la comisura de la boca caiga a la altura de la aleta de la nariz o menos. Tanto más cuánto la otra comisura rebasa con creces la parte nasal correspondiente. Debe ser lo que se llama torcer el gesto. En todo caso, la comparación con el autorretrato de Durero (por cierto, en pose de Cristo bendiciendo) sería suficiente para darse cuenta de lo que es una imagen realista de otra que no lo es.

 

Restos de pintura.

“No hay restos de pintura en el velo de Manoppello. La imagen no está pintada”.

Este es el slogan oficial. Se repite en la página web del santuario y en Wikipedia (en italiano). Incluso se mezcla el nombre de Giulio Fanti, quien, como veremos dice más bien lo contrario. “Prof. D. Vittore from Bari and Prof. G. Fanti from Padua, not only by enlarged digital photographs but also by ultra-violet rays confirm that there is no paint on the Veil”. (Del sitio oficial en la red: “El prof. D. Vittore, de Bari, y el prof. G. Fanti, de Padua, no sólo ampliaron algunas fotografías digitales, sino también confirmaron mediante rayos ultravioleta que no hay pintura en el Velo”).

En realidad, la afirmación de que no hay pintura procede de Donato Vittore, que trabajó con un escáner de precisión (Cf. entrada anterior). Sin embargo, este aserto fue desmentido por los trabajos de Roberto Falcinelli (Falcinelli 2015) y de Fanti (2007). Ambos, utilizando un microscopio óptico, encontraron restos de pintura que, según el primero de ellos, corresponden justamente a las partes coloreadas de la imagen. Fanti, por su parte, alega que esto no significa que la imagen no sea milagrosa porque la pintura podría deberse a retoques bienintencionados, como es el caso de dos imágenes cuyo origen sobrenatural “está fuera de discusión”: la virgen de Guadalupe y el pañuelo del padre Pio. Sin comentarios.

Finalmente, otro estudio con espectrografía Raman de Pietro Baraldi, un profesor de química que ha trabajado también en arqueología, al que Falcinelli coincide amplio crédito, parece afirmar que no hay rastros de pintura en el velo. Y digo “parece” porque los resultados de su análisis no han sido publicados y sólo existe un resumen manuscrito custodiado en el santuario de Manoppello. Probablemente no ha sido hecho público por sus custodios porque la hipótesis de Baraldi no les es favorable: la imagen habría sido coloreada con jugos de hierbas (Falcinelli 2015).

Rinaldi advierte que, salvo los trabajos de Baraldi, las exploraciones se han hecho con aparatos de moderado aumento y a través del vidrio de la teca, lo que deja bastante que desear (Rinaldi 2007a ; en el mismo sentido, Falcinelli 2015).

Sin embargo, Rinaldi señala en uno de sus artículos cómo los toques de pintura en los ojos son claramente visibles con un ligero aumento (2007a).  Este es un efecto que se oculta en la mayoría de las fotografías que se pueden obtener en internet. O corresponden a la parte trasera del retrato o están hechas en condiciones poco  favorables. En imágenes con un poder de resolución mayor, se hacen evidentes los trazos que delimitan la boca y los mechones del escaso bigote.

(Se ve más o menos la diferencia entre frente y dorso en Jaworsky, Fanti, S/F, fig. 1).

No sé cómo explican estos trazos los que defienden que no hay pintura en el velo; cómo se han formado, según los partidarios de la coloración sin pigmentos. Desde luego, en la impresión de un rostro real nunca se hubieran plasmado en la tela.

 

Obras de arte.

“A la espera de un experto” que pueda realizar y publicar un estudio en condiciones convenientes, Rinaldi ha consultado a varios profesionales de la historia del arte del periodo. Se trata de establecer algunos paralelismos con obras de arte del período que representan la imagen de Cristo de manera similar a la de Manoppello. Gerhard Wolf y Urte Krass, del Kunsthistorisches Institut di Firenze, una institución alemana especializada en arte del período, apuntan hacia la pintura de Holanda y Flandes del primer Renacimiento, como las escuelas de Memling o Bouts. Por ejemplo, un rasgo muy especial de la imagen del velo consiste en la boca entreabierta, a través de la cual se puede ver los dientes. No es nada común, pero Dirk Bouts (c. 1410/1420 -1475) y, especialmente, su hijo Albrecht (c. 1451/1460 – 1549), tienen varios retratos de Cristo con esta característica. Véase, por ejemplo, el cuadro de este último que se encuentra en el Museo del Prado.

 

Bernd Konrad, otro historiador del arte consultado, sugiere la escuela de Bernhard Strigel, un pintor alemán que llegó a ser retratista de Maximiliano I.

En todo caso, es manifiesto que la calidad de la obra de Manoppello está lejos de la de los maestros del Norte. Además, Rinaldi  advierte que le parece improbable que un artista holandés o alemán viajara hasta Italia para hacer un retrato con una técnica tan poco común, pero que en esas fechas hubo en Italia un interés por la pintura nórdica  y un intercambio de experiencias en ambos sentidos. En esas circunstancias, alguien pudo traer el velo desde el Norte o éste ser una copia realizada por algún pintor local. Véase, como muestra, este anónimo italiano basado en Hans Memling.

 

La leyenda del origen  camulianesco del velo y su escamoteo por quién sabe quién ni cuándo tiene más agujeros que un queso emmental. No sólo porque está inventada de pies a cabeza, sino porque implica cosas inexplicables. Por ejemplo, no se entiende por qué razón, al sustituirse la imagen vaticana por una copia, hubo que cambiarle la posición de los párpados o por qué a los pintores rusos les dio por copiar la Camuliana y decir que era el Mandylion, cuando tenían las imágenes del auténtico delante de sus ojos. Entre otras inconsecuencias. En cambio, la semejanza de la imagen con la pintura del primer Renacimiento del Norte de Europa constituye un claro indicio de su origen “hecho por manos humanas” y bien humanas. (Rinaldi 2007b).

 

Queda el asunto del biso, que trataré en otra entrada. Pero antes me gustaría hacer una pequeña recopilación de imágenes relacionadas con este asunto.

 

Bibliografía.

Falcinelli, Roberto: “Non è la Sindone”, entrevista por Maria Chiara Strappaveccia, L’Indro, 23 febbraio 2015 – 12:30; http://www.lindro.it/non-e-la-sindone/

Falcinelli, Roberto: “The face of Manoppello and the veil of Veronica: new studies”. ENEA, Frascati, 2010, http://www.acheiropoietos.info/proceedings/FalcinelliManoppelloWeb.pdf

Falcinelli, Roberto: “Il Velo della Veronica e il Volto di Manoppello. Nuovi contributi”. Frascati 2010, http://www.academia.edu/2204628/La_Veronica_e_il_Volto_Santo_di_Manoppello.Nuovi_contributi._Frascati_2010

Fanti, Giulio: “Che cosa c’è sui fili?”, Scienza & Paranormale, nº 74. ANNO XVI – LUG/AGO 2007; Consultado on line, 07/02/2016, https://www.cicap.org/n/articolo.php?id=273381

Jaworski, Jan S.; Fanti, Giulio: “3-D PROCESSING TO EVIDENCE CHARACTERISTICS REPRESENTED IN MANOPPELLO VEIL”; Sin fecha ni datos de edición; Consultado on line, 19/02/2016 15:48,  https://www.shroud.com/pdfs/jaworski.pdf

Resch, Andreas: “The Face on the Shroud of Turin and the Veil of Manoppello”, ”¸ Prodeedings of the International Workshop on the Scientific Approach to the Acheiropoietos Images, ENEA Research Center of Frascati (Italy), 4-5-6 May 2010. Consultado on line, 07/02/2016 11:22,  http://www.acheiropoietos.info/proceedings/ReschWeb.pdf

Rinaldi, Gian Marco: “Il Velo di Manoppello. La incredibilie storia di una reliquia… appena nata”, Scienza & Paranormale, Giulio-Agosto 2005, Anno XIII, nº 62, pp. 20-29.

Rinaldi, Gian Marco: “La leggenda del colore che non c’era. Il primo di due articoli che analizzano misteri e storie intorno al Velo di Manoppello, una reliquia verso cui crescono interesse e devozione”, Scienza & Paranormale, nº 74. ANNO XVI – LUG/AGO 2007; Consultado on line, 07/02/2016 11:22, http://www.cicap.org/new/stampa.php?id=273382 ;

Rinaldi, Gian Marco: “Leggende di Manoppello. La seconda parte dell’inchiesta sulla reliquia del Volto Santo”, SCIENZA E PARANORMALE N. 75, ANNO XVI – SET/OTT 2007;  Consultado on line: 07/02/2016 11:22,https://www.cicap.org/new/stampa.php?id=273452

Vittore, Donato : « Non può essere un dipinto! », en Volto Santo, Sito Uficcialle della Basilica del Santo Volto di Manoppello, S/F, consultado on line:http://www.voltosanto.it/Italiano/dettagliostudi.php?x1=2 , 07/02/2016 11:22.

From → Manoppello

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: