Skip to content

Mentiras

25 de marzo de 2016

¿Quién puede decir si alguien miente?

Las personas que acusan a otra persona de mentir simplemente porque no les dan la razón me resultan cargantes. Lamentablemente son bastante frecuentes en todo tipo de debates. Por otro lado, en la mayor parte de los casos no es fácil distinguir entre una persona que miente deliberadamente y otra que se autoengaña. La capacidad de algunas personas para convencerse a sí mismas de que la realidad es como desearían que fuera y no como manifiestamente es no tiene límites.

Así que tengo por norma no acusar a nadie de mentiroso, incluso aunque todos los indicios lo sugieran. Pero hay algunos casos, frecuentes en el mundo del sindonismo, que hacen muy difícil mantener ese saludable principio. Me acabo de topar con el siguiente ejemplo:

El Instituto de Toxicología concluye el análisis del sudario de Oviedo

El Comercio. Oviedo. 21.07.07

El Instituto Nacional de Toxicología ha conseguido analizar parte del ADN hallado en los restos de sangre del Santo Sudario de Oviedo, una reliquia atribuida a Jesucristo, informaron fuentes del Arzobispado. La sangre es de tipo AB, “muy común entre los hebreos”

Las citadas fuentes, que extrajeron la información del semanario diocesano Paraula, señalaron que, según confirmó el presidente del Centro Español de Sindonología (CES), Jorge Manuel Rodríguez, “se trata de la primera vez, a nivel mundial, que alguien posee un fragmento de ADN de una reliquia tan importante que se atribuye a Jesús”. La tela supuestamente, cubrió la cabeza de Jesús.

Esta aportación “puede suponer un gran avance para realizar trabajos comparativos con otras reliquias como puede ser la de la Sábana Santa de Turín, con la que el Santo Sudario presenta en la parte de la nuca el 80 por ciento de similitudes”, añadió.

En la zona de la nuca, el tipo de sangre que aparece tanto en la Sábana Santa como en el Santo Sudario es del grupo AB, “muy común entre los hebreos”, y en las dos se trata de sangre “vital y coagulada”, emanada mientras la persona tenía vida, según Rodríguez, que ha matizado que “desde que salió la sangre hasta que fue envuelta la cabeza transcurrió una hora, tiempo en el que pudo producirse la muerte”.

El análisis fue encargado con motivo del II Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo organizado recientemente por el Cabildo Catedralicio y el Centro Español de Sindonología. El encuentro expuso los avances desarrollados en el conocimiento del lienzo, ha añadido.

El estudio del ADN fue realizado en el Instituto Nacional de Toxicología, que conserva a 80 grados bajo cero en una cámara con hidrógeno líquido varios hilos pertenecientes al Sudario de Oviedo , tomados para su análisis.

“Al estudiar los hilos, que están impregnados en sangre, los expertos descubrieron una pequeña parte de ADN mitocondrial, un tipo de ADN que es el que se hereda de la madre”, apuntó. Por tanto, “en caso de que el Sudario de Oviedo hubiese cubierto el rostro de Cristo estaríamos también ante el hallazgo del ADN que procedería de la Virgen María”, matizó. (Consultado on line: http://www.elcomercio.es/gijon/20070721/local/oviedo/instituto-toxicologia-concluye-analisis-200707211735.html, 24/03/2016 11:42).

 

Impresionante, realmente. Ahora veamos que dice el representante del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

 El Instituto Nacional de Toxicología sopesa abandonar la investigación sobre el Santo Sudario

El Comercio Digital, Domingo, 8 de julio de 2007

Ana Salas, Oviedo.

«La única evidencia científica es la del Carbono 14 y dice que la reliquia es falsa». Es la tesis que mantiene Antonio Alonso, miembro del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses dependiente del Ministerio de Justicia, y único investigador del Santo Sudario de Oviedo alejado de la fe cristiana.

La prueba del Carbono 14 la ha realizado el Centro Español de Sindonología (CES) después de que otros estudiosos la hicieran previamente. Los resultados han sido los mismos: la tela pertenece a una época de entre los siglos VII y VIII. Los miembros del CES explican que puede deberse a la presencia de un hongo que haya contaminado el lienzo y no permita obtener la fecha real de la tela.

Alonso no apoya la tesis de César Barta. Por eso «tenemos que tomar una decisión sobre nuestra implicación en el proyecto», dice. Considera necesario valorar «si hay evidencias claras, desde el punto de vista científico, de que puede ser una reliquia». Cree que «antes de continuar creando un misterio», hay que explicar los datos, los positivos y los negativos, como hizo la revista Nature con la Sábana Santa de Turín.

«Nosotros estamos a expensas de lo que diga el Cabildo, pero no estamos dispuestos a mantener un bulo», afirma, rotundo. Sin embargo, apunta que, aunque el lienzo no sea del siglo I, como debería si fuera el que realmente cubrió el rostro de Jesús de Nazaret, «es interesante el estudio».

Nuevas opciones

Alonso guarda en el Instituto Nacional de Toxicología varias muestras congeladas del lienzo de Oviedo: seis hilos manchados y otros tantos limpios para poder comparar. Espera a que la ciencia avance y puedan utilizarse nuevos sistemas que aporten luz sobre la autenticidad del Sudario. Él ha estudiado un fragmento del ADN que contiene.

Ha encontrado ADN mitocondrial, es decir, el que se hereda de la madre y podría reconstruir una secuencia que no ha desvelado. ¿De la madre de Cristo? «La posibilidad de que sea una contaminación moderna es bastante grande y la fiabilidad no es muy alta», explica. Pero insiste en la necesidad de abrir un nuevo camino de investigación: averiguar el ADN del lino, un asunto sobre el que el CES ya ha empezado. Conociéndolo, podría saberse si procede la tela de Palestina. (Consultado on line, 24/03/2016 11:41: http://www.elcomercio.es/prensa/20070708/oviedo/instituto-nacional-toxicologia-sopesa_20070708.html )

Asombroso. O en 13 días el Instituto Nacional de Toxicología había dado un vuelco espectacular a la investigación o el Sr. Rodríguez, del CES, estaba hablando de cosas que sólo existían en su cabeza y tratando de hacerlas pasar por lo que no eran.

El Instituto Nacional de Toxicología no hizo públicos esos extraordinarios resultados, ni volvió a participar en los siguientes estudios del CES.

Saquen Uds. sus propias conclusiones.

One Comment
  1. ¿Mi conclusión? Como dijo el Sr. Rodríguez “La verdad os hará libres. La mentira os hará creyentes.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: