Saltar al contenido.

Misterios de la Sábana Santa en Semana Santa.

Caspar D. Friedrich. La mañana de Pascua. Hacia 1830

No sé si se han dado cuenta, pero estamos en Semana Santa y este año no ha habido ningún “trascendental descubrimiento”, ni ostensión por Internet, ni nada de nada.

No sé cómo interpretarlo, caramba.

Luigi Garlaschelli y los reguerillos de sangre: ni Barbet ni Zugibe.

Luigi Garlaschelli, profesor de Química en la Universidad de Pavía, dirigió hace unos años una interesante experiencia que abrió el camino a una plausible explicación de la formación de la imagen del sudario de Turín. Hace poco ha colaborado en otra que no tiene tantas implicaciones, pero que también arroja algunos resultados susceptibles de ser comentados.

En principio, y a diferencia del experimento anterior, las conclusiones eran bastante previsibles antes de empezar. Ya comenté en una entrada que los reguerillos de sangre del supuesto sudario no podían haberse producido por medios naturales y que, por lo tanto, tenían que ser pintados. Ahora Garlaschelli y Borrini, trabajando sobre el brazo izquierdo de la imagen demuestran sencillamente que sólo existen dos posibilidades: o el autor de la imagen pensó en un crucificado con los brazos extendidos sobre la cabeza o simplemente se imaginó un efecto artísticamente aparente.

Bernardo Daddi. Crucifixión (detalle). Siglo XIV.

El experimento en su conjunto desautoriza la hipótesis del Dr. Zugibe  sobre la exudación post mórtem. Las gotas de sangre hubieran corrido de las muñecas a los codos por el dorso del brazo sólo en un individuo de pie y con los brazos alzados, no tumbado en una losa, como pretendía Zugibe. Por su parte, la hipotética colocación de los brazos sobre la cabeza acaba con las especulaciones del Dr. Barbet y su fantástica gimnasia en la cruz.

El Dr.Barbet imaginaba al crucificado clavado a la cruz por los brazos y los pies, sin sedile (soporte que se colocaba habitualmente entre las piernas para alargar la agonía), y le suponía haciendo movimientos de flexión y extensión durante unas tres horas para poder respirar (1953 :76), lo que, como ya advirtió Zugibe en “Experimental Studies on Crucifixion”, era sencillamente imposible, debido al dolor y la hinchazón en torno a los clavos. Además, añadía que, incluso de ser posible, los giros de las manos hubieran producido una hemorragia considerable y todo un destrozo en la zona, incompatible con la lesión parcial del nervio mediano que suponía Barbet.

Esto, como ya dije arriba, eran obviedades conocidas antes de hacerse la prueba, pero no deja de ser interesante que se haya hecho la demostración “científica”. Sin embargo, voy a hacer una apreciación personal. Los autores proponen dos hipótesis: que el autor de la imagen pensaba en un crucificado con los brazos sobre la cabeza (que sería contradictorio con los relatos de la pasión) o que es un recurso pictórico. Me parece improbable la primera. Demasiada originalidad. En la imagen del hombre del sudario hay suficientes elementos que apuntan inevitablemente a la segunda hipótesis: el cabello flotante, la planta del pie, el espacio entre la imagen frontal y la dorsal, los regueros de sangre de la nuca… Los de los brazos son una convención pictórica más. No hay que buscarle los tres pies al gato cuando hay una explicación mucho más convincente.

Bibliografía.

Barbet, Pierre (1953): A Doctor at Calvary. New York, P.J. Kennedy & Sons.

Garlaschelli, Luigi & Borrini, Matteo: “A BPA Approach to the Shroud of Turin:
A Preliminary Examination of the Left Forearm to Reconstruct the Crucifixion
Practice”, Proceedings of the American Academy of Forensic Sciences, 66th Annual Scientific Meeting, Seattle, February 17-22, 2014 p. 205-6; http://www.aafs.org/sites/default/files/AAFS2014Proceedings.pdf .

Zias, Joe: “Crucifixion in Antiquity. The Evidence”, http://www.mercaba.org/FICHAS/upsa/crucifixion.htm , Consultado 07/04/2014 09:20:26.
Sobre el sedile y otros detalles de la crucifixión. Zias es considerado una de las autoridades más relevantes sobre el tema en el mundo no confesional.

Las falsas fotos de los pólenes sindónicos de Max Frei.

En la misma intervención que reseñaba en la entrada anterior, Barrie Schwortz confirma una noticia que era bien conocida en el mundo del sindonismo porque fue aireada en su momento  por el mismísimo hermano Bonnet-Eymard.

 

Dice Schwortz:

A modo de ejemplo, durante muchos años los que dábamos conferencias sobre la Sábana Santa utilizamos una diapositiva de 35 mm en nuestras presentaciones que el propio Frei nos había proporcionado, diciendo que era una imagen de microscopía electrónica de barrido de un polen que encontró en la Sábana Santa. No fue sino hasta varios años después de que nos enteramos de que era, de hecho, una diapositiva de referencia y no un polen de la Sábana Santa en absoluto. Fue a partir de entonces que muchos de nosotros nos abstuvimos de discutir públicamente el tema del polen y lo apartamos de nuestras presentaciones.

 

Lo curioso, por así decirlo, es que este dato revelador de la catadura del trabajo de Max Frei ha sido recibido por algunos de los asiduos participantes en el blog de Dan Porter con una sarta de insultos y descalificaciones… contra Barrie Schwortz. Como era de suponer, no porque tengan nada que ofrecer que desacredite su testimonio, sino porque éste atenta contra el mito de la unidad de la congregación sindónica. Es una actitud muy corriente en estos ambientes. Parece que la “sindonología” es una ciencia tan peculiar que cualquier disensión, aunque sea basada en evidencias concluyentes, se considera herejía. No podría ser de otra manera entre gentes que están acostumbradas a oír y pensar que la “sindonología es una ciencia” y que “la Ciencia” y “los científicos” apoyan sus creencias y que sólo los ateos y escépticos se niegan a creer en la Verdad, por una especie de ceguera voluntaria o malevolencia diabólica.

Sea declarado hereje Barrie Schwortz, pues. Sea anatema su doctrina.

De NASA, nada.

En la entrada Jesús el Nazareno en 3D escribí:

 

 El VP-8 fue uno de los programas pioneros en la transposición de imágenes bidimensionales a tridimensionales o “3D”. La N.A.S.A. lo utilizaba para convertir las fotos de un planeta en mapas en relieve.

Mea culpa, mea maxima culpa por hacer caso de los sindonistas sin haber verificado antes lo que dicen. Incluso en detalles adicionales. Y es que uno había leído tantas veces que el VP-8 era un método de analizar mapas de Marte que había sido utilizado por la N.A.S.A. que ni se me ocurrió pensar que alguien podía haber inventado una cosa como esta. Subestimé la capacidad de inventiva del sindonismo.

 

 

Leer más…

Un terremoto sindónico.

Entre los artículos que periódicamente aparecen y desaparecen sobre el lienzo de Turín son especialmente llamativos los que tratan de fundamentar científicamente la datación del lienzo. Naturalmente, una datación que sea contraria a la de 1988. Son subespecies de ese género de la arqueología ficción que podría llamarse LBTR (La Biblia Tenía Razón) y que tanto éxito tiene en canales televisivos y revistas que sólo podríamos llamar de divulgación pervirtiendo este calificativo.

El último hallazgo de la serie es el de A. Carpinteri, G. Lacidogna, and O. Borla, “Is the Shroud of Turin in Relation to the Old Jerusalem Historical Earthquake?. un trabajo tan poco serio que ha pasado sin pena ni gloria por el blog de Dan Porter, que ya es decir. Los autores pretenden haber demostrado que un terremoto ocurrido en el momento de la muerte (de la muerte o la resurrección, que ahora no caigo), de Jesús habría producido una fuga de neutrones capaces de falsear la datación de 1988 y producir una imagen como la del santo sudario. Todo en uno.

Leer más…

El Dr. Jackson, experto en Cristo-ciencia.

Likewise, we need not attribute special or even supernatural powers to the matter comprising the Resurrecting body of Christ; rather, we could imagine that matter from the very beginning of times was set in motion anthropically so that, in the fullness of time, the Resurrection would occur in order to satisfy the theological requirement for the universe to exist. The Resurrection, in this way, could conceivably bring about seemingly incredible violations of natural phenomena, but upon close analysis, it is still the same matter obeying the same law as before. I think that the future of science and religion will show more and more clearly the possibilities of anthropically guided matter, matter that converges upon the ultimate purpose for which it was created in Christ.

TRADUCCIÓN:
Del mismo modo, no es necesario atribuir poderes especiales o incluso sobrenaturales a la materia que comprende el cuerpo de Cristo que resucita, sino que nos podemos imaginar que la materia desde el principio de los tiempos se puso en marcha antrópicamente para que, en la plenitud de los tiempos, la Resurrección se produjera con el fin de satisfacer el requisito teológico para que el universo exista. De esta manera, la Resurrección podría hacer concebible incluso violaciones aparentemente increíbles de los fenómenos naturales, que tras un análisis minucioso resultarían ser la misma materia obediente a la misma ley que antes. Creo que en el futuro de la ciencia y la religión se mostrará cada vez más claramente las posibilidades de la materia antrópicamente guiada, materia que converge sobre el fin último para el que fue creada en Cristo.

John Jackson: “Thoughts on the Unification of Religion and Science in the Twenty First Century and.Beyond”, en History, Science, Theology and the Shroud; Symposium on the Shroud of Turin,  p. 24. Leer más…

Los juegos macabros del Dr. Barbet.

Metido en otros berenjenales casi se me pasa comentar una nueva entrada del blog de Antonio Lombatti que, como todas las suyas, es breve pero tiene su miga.

Evangelio armenio procedente de Erevan. 1038

Si alguien ha consultado la entrada de este blog dedicada al códice Pray, tendrá noticia de los trabajos del Dr. Pierre Barbet a comienzos del siglo pasado y la réplica del Dr. Zugibe. Aunque ambos son eximios sindonólogos la base del sindonismo suele estar a favor del primero de ellos. La razón es simple: los sindonistas fervorosos siempre están a favor de cualquiera que diga algo a favor de la autenticidad, el Dr. Barbet argumentaba a favor de la autenticidad, el Dr. Zugibe decía que sus razones eran falsas, luego no había más que hablar: ellos estaban en contra del Dr.Zugibe.  

Si Uds. no están por esta lógica de beato y no tienen ganas de mirar otras entradas de este foro, les resumo lo esencial de la posición del Dr. Barbet. Según él, las manchas que correspondían a los clavos en las manos del Hombre de Turín no estaban en el centro de la palma, a diferencia de las demás imágenes de la época,  porque en esa posición no podían soportar el peso de un hombre. Esto demostraba que la figura no era una pintura, ya que un artista medieval no podía tener conocimiento de este hecho.

El Dr. Barbet se equivocaba por otras razones independientes de que su afirmación básica fuera verdad. Pero ahora Lombatti recoge una muy macabra imagen extraída de un libro anterior de un tal M. Donnadieu que demuestra que incluso la afirmación básica de Barbet estaba equivocada: un cadáver puede pender de una mano clavada en el centro de la palma, ni siquiera de las dos. Este parece ser un caso en que una imagen vale más que mil palabras, pero como a mi todo este asunto me parece un tanto gore y no me gustan las películas de muertos vivientes o similares, les incluyo el enlace a la imagen y, si alguien quiere, que la vea. Aquí está. Absténganse estómagos sensibles.

Un tejido en torsión Z.

Antonio Lombatti ha recogido en su blog el descubrimiento en una tumba palestina de un pequeño fragmento de sarga de lino con torsión Z. Como he contado en otra entrada, la torsión característica de Oriente Medio en el siglo I era la que tenía forma de S. Siendo así que la del lienzo de Turín es de forma Z, habría que suponer que esto dificulta su atribución al siglo I en Palestina. Así que el notorio sindonista Paolo Di Lazzaro entró en la página de Lombatti de incógnito y se apresuró a contarlo a Dan Porter, que incluyó la noticia en su prolífico blog como si fuera una primicia descubierta por Di Lazzaro.

Los hilos en cuestión

Lamentablemente, como advierte Lombatti, las tumbas son del siglo XVIII o XIX y tienen que ver con el lienzo de Turín lo mismo que un chorizo con la velocidad. Pero la pulsión sindonista de encontrar “evidencias” de la autenticidad del lienzo es incontenible. Si no las hay, se las inventan.  

Consultar:

Dayan, Ayelet; Ajami, Moshe and Nagar, Yossi: “Tel Aviv, esh-Sheikh Munis. Final Report”, Hadashot Arkheologiyot – Excavations and Surveys in Israel (HA-ESI), Volume 124 Year 2012, Consultado on line, http://www.hadashot-esi.org.il/report_detail_eng.aspx?id=2003&mag_id=119 , 06/01/2014 9:41.  

Calma chicha.

Hace días que el mar está en calma y ni una brizna de aire agita las velas. La tripulación anda hastiada de puro no hacer nada y se ha cansado de jugar al mus y de comerse algún grumete de vez en cuando para matar el hambre.

 Uds. disculparán, pero cuando me aburro me pongo pseudopoético. Quería decir que si no hago nuevas entradas en esta bitácora es porque no hay nada nuevo que llevarse a la boca. Los blogs sindonistas son capaces de sacar a la luz todos los días sensacionales descubrimientos que un esforzado o esforzada devota de Green Hills (Maryland) ha hecho basándose en una foto de Internet y una máquina de coser que tenía por casa.

Qué le vamos a hacer. Pienso que si no  hay nada que decir es mejor callarse, pero la grey sindonista necesita alimentar su fe con refuerzos constantes, sin hacer caso de aquél que dijo lo de “Dichosos los que no han visto y han creído.” Quizás no se acuerdan. O no tienen el libro en casa.

Por cierto…

¡Feliz aniversario del nacimiento de Mitra y que el Sol Invicto os proteja!

Los siglos perdidos de la Sábana Santa.

En más de una ocasión he comentado en esta bitácora la dificultad que supone para los sindonistas los siglos perdidos de la Sábana Santa, es decir, todos aquellos que transcurren antes de su “aparición” en la colegiata de Lirey hacia 1350, que es el único dato histórico fiable del que disponemos. Los esfuerzos especulativos para intentar rellenar este preocupante -para ellos- vacío se han dirigido preponderantemente al periodo que va desde la aparición del Mandylion en Edesa (hacia el siglo VI) a la misteriosa imagen de Bafomet, que habría estado en manos templarias hasta principios del siglo XIV. Entre los huecos que han merecido poca atención, o que han sido más difíciles de rellenar con la historia imaginativa propia de los sindonistas, se encuentra el periodo que va desde el momento mismo del descubrimiento de la tumba vacía que narran los evangelios hasta el milagroso descubrimiento del Mandylion, que habría sido previamente sepultado en las murallas de Edesa, según la leyenda. Leer más…

Las nalgas de Cristo.

He estado dudando si llamar “El culo del Señor” a la entrada. Uno es bastante reacio al escándalo, pero  quizás me equivoque y a las cosas haya que llamarlas por su nombre, y que me perdonen los creyentes que sean especialmente púdicos y lo encuentren ofensivo, si no directamente blasfemo. Entre ellos, los sindonistas que proclaman que la imagen del Sudario de Turín no puede haber sido realizada por un pintor medieval, porque no se hubiera atrevido a pintar un Cristo desnudo. Es difícil discutir con esta gente. Cuando se les muestra imágenes del bautismo de Cristo en las que aparece desnudo hacen el consabido avance hacia la retaguardia diciendo que en el bautismo sí, pero que en ninguna otra ocasión. Cuando se les muestra imágenes de Cristo desnudo en la tumba practican un nuevo avance vigoroso hacia la retaguardia y afirman que sí, pero que ningún artista hubiera pintado las partes pudendas. Y cuando ya no pueden más, se atrincheran en la imagen dorsal del lienzo de Turín en la que aparecen las nalgas, el culo, el pompis, o como Uds. quieran llamarlo, de Cristo.

Recuerdo ahora una discusión especialmente extenuante de José Luis Calvo con un vigoroso y también coriáceo sindonista que, habiendo recorrido el consabido camino hacia atrás y habiendo sido confrontado finalmente con las nalgas desnudas del Cristo de la Buena Muerte de Palencia, adujo que sí, pero que no eran para ser contempladas. Dejando de lado la curiosa afirmación de que algo está hecho por alguien, pero nadie lo ve, también este último baluarte de la resistencia numantina sindonista -y recuerden cómo acabó Numancia-, puede venirse abajo. Si no se lo creen, observen esta imagen que, ironías del destino, apareció en el blog de uno de los sindonistas más cerrados que conozco y fue recogida en el blog de Dan Porter. (No, no diré nombres).

Salterio de Stuttgart. Arte carolingio. Siglo IX.

 

Y es que el sentido de lo púdico cambia con los tiempos. Y si hay que extraer alguna moraleja de todo esto es que hay que tener cuidado con no caer en anacronismos y confundir los códigos morales de uno/a con categorías históricas universales.

Aunque, quien sabe, quizás el coriáceo sindonista dijera que sí, que el culo está ahí, pero para poner a prueba a los lectores del salterio, que debían cerrar los ojos cuando llegaban a la imagen, en cambio la Sábana Santa… Cosas más raras he leído.

Barbara Frale, o la manera sindonista de responder.

Barbara Frale es una investigadora italiana especializada en los caballeros templarios que escribió un libro sobre su supuesta relación con la Sábana Santa que ya he comentado en otra entrada.

Villeneuve du Temple en el Paris antiguo.

Leer más…

Los templarios, un tal Bafomet y la cara de Templecombe.

Les voy a ahorrar una prolija descripción de la calamitosa historia del fin de la orden de los templarios. Me limitaré a destacar que esta poderosa congregación, que había sido una fuerza de choque irremplazable durante las Cruzadas, tras su expulsión de Palestina finalizó abruptamente con el jaque mate de Felipe IV el Hermoso de Francia a principios del siglo XIV. Posiblemente acuciado por sus deudas, y echando un pulso a la Santa Sede, el rey francés declaró fuera de la ley a la Orden, detuvo a algunos de sus altos cargos y otros hermanos y los sometió a un terrible proceso con las inevitables torturas y declaraciones forzosas, que acabó con buena parte de ellos (el Gran Maestre incluido) en la hoguera y la orden disuelta por el Papa Clemente V, parece ser que a regañadientes. Todo esto lo pueden leer hasta en Wikipedia, con algún que otro trémolo inquietante de los que suelen ser habituales en esta enciclopedia interactiva. Leer más…

Posición de la Iglesia Católica sobre muestras no autorizadas del sudario.

El reciente trabajo del profesor Fanti que he comentado en una entrada anterior ha planteado una vez más el problema del origen de las muestras utilizadas en una serie de experimentos que los sindonistas han presentado como alternativa a la datación de 1988. Es decir, la falta de datos seguros de la cadena de custodia de los hilos sobre los que se ha trabajado y de las condiciones para su preservación. Desde 1995 la Iglesia Católica, por boca de los custodios del sudario, ha manifestado la invalidez de las pruebas realizadas con esas muestras más o menos clandestinas. La andanada iba dirigida en primera instancia contra las llamativas pretensiones del Dr. Garza Valdés, su capa bioplástica y sus afirmaciones sobre el ADN del Cristo, pero indirectamente afectaban también al célebre experimento de Raymond Rogers y otros derivados de él.

Abadía de Seligenthal. Mitra con una representación del asesinato de Thomas Beckett. Siglos XII o XIII

Leer más…

El prof. Fanti cumple su palabra… más o menos.

El prof. Giulio Fanti había anunciado hace meses que publicaría los resultados de un método de su invención (Giulio Fanti,  Pietro Baraldi, Roberto Basso,  Anna Tinti “Non-destructive dating of ancient flax textiles by means of vibrational spectroscopy”, Vibrational Spectroscopy, 2013 (texto previo)) al Sudario de Turín. Ha cumplido su palabra. En éste su primer artículo no se hablaba del Sudario de Turín, pero en el XXI congreso de AIMETA (Associazione Italiana di Meccanica Teorica e Applicata), Torino 17-20 sept), ha presentado una ponencia junto con Pierandrea Malfi: “A NEW CYCLIC-LOADS MACHINE FOR THE MEASUREMENT OF MICRO-MECHANICAL PROPERTIES OF SINGLE FLAX FIBERS COMING FROM THE TURIN SHROUD” (mayúsculas en el original), en el que si se hace una referencia al lienzo.

Rembrandt van Rijn. Apunte para el entierro de Cristo. 1632-3

  Leer más…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.